Para informar, decir mentiras y comer pescado, hay que tener mucho cuidado

Así dice el “viejo y conocido refrán”, o algo parecido. De atrás para adelante, el comer pescado es el más obvio por la cantidad de espinas que posee y que más de alguna puede pasar (ouch); en el caso de las mentiras, tarde o temprano, te van a pillar; para las informaciones, depende de lo que se diga.

Sigue leyendo