Una luz de esperanza

Un lugareño de Chepu, a poco más de 20 km al suroeste de Ancud, en la Isla de Chiloé, dio la alerta. En medio del denso bosque que rodea la zona se habían encontrado los restos de un avión accidentado. Apenas enterados de la situación, un grupo de pilotos del Club Aéreo de Ancud, liderado por su vicepresidente Robinson Fernández, junto a miembros de una organización de emergencias emprendieron una expedición al sitio del suceso el sábado 18 de diciembre.

Sigue leyendo

Anuncios