Chaitén: la erupción que transformó a una comunidad y la volcanología chilena

El ser humano aprende a trompazos. No importa si el mismo golpe le llega 1, 2 ó 35 veces, al final parece que algo aprende. Esa parece ser la tónica de la historia, sin importar el color de piel, idioma o continente. No por nada son generalmente los acontecimientos más trágicos e impactantes (de los buenos también hay) los que suelen generar cambios profundos y que marcan de manera casi indeleble el rumbo de un país o el mundo.

Sigue leyendo

Anuncios