Volcán Osorno: una perspectiva histórica

Han pasado tantos años (humanamente hablando) de la última erupción del Osorno, que la única manera de verlo en acción es usando la imaginación. Para tener una idea, nos podemos ayudar revisando las crónicas históricas y así saber saber cómo se comportará este cono casi perfecto la próxima vez que decida despertar, desconocemos cuándo, pero que lo hará sin dudas algún día.

Para comenzar, algunas consideraciones. Primero, esta es una recopilación hecha cruzando datos de distintas fuentes, incluyendo textos originales y artículos de prensa, que a su vez pueden basarse en referencias no listadas explícitamente acá, como consultas a expertos o publicaciones científicas que hayan aportado antecedentes. Segundo, las descripciones históricas pueden tener exageraciones o deformaciones propias de los autores, algunos de los cuales no conocían la zona y es posible que confundan rasgos geográficos, especialmente los más antiguos. Tercero, y vinculado a lo anterior, se presentan algunos extractos originales en su idioma original para apreciar el sentido y espíritu original de lo relatado, ya que existen versiones publicadas en español que omiten algunos pasajes. Por ello se hace una traducción libre de tales párrafos, intentando ser lo más fiel al original sin perder el sentido de la narración. Teniendo en cuenta estas aclaraciones, los invito a revisar qué nos muestra la historia reciente.

1719: Actividad según Martin (1901) citando a F. Fonck (no publicado)

Segunda mitad del siglo 18 (~1750-1791): Actividad constante en la cumbre, probablemente de tipo estromboliana débil.

Desde el descubrimiento de estos paises se advirtió inflamado por la cumbre, mas no continuamente; desde mediados de este siglo se conservó encendido con llama, ys más ya menos activa, hasta el año de 1778 o 79, que dejó de arder; pero el 9 de marzo del 90 volvió a encenderse, abriendo nueva boca por su falda SE, i así permaneció hasta fines del año siguiente, que se apagó, luciendo de noche la materia encendida, i de día la alta columna de denso humo elevada verticalmente a proporcion del mas o menos viento subiendo en dias de calma a una portentosa altura.
[Moraleda y Montero, 1888]

Según Vidal Gormaz (1871), citando a Moraleda y Montero, esta erupción provocó lahares hacia el río Petrohué, cuyos materiales embancaron la bahía de Ralún. Se trataría posiblemente de una erupción estromboliana en algún cráter adventicio indeterminado:

El mismo Moraleda en su descripción de Chiloé i en la parte titulada Acaecimientos de alguna nota ocurridos desde 1788 en adelante, espone: «La noche de este dia (el 9 de febrero de 1790) se advirtió encendida la falda SE del volcan de Osorno o Hueñauca, que desde el año de 79 se encontraba apagado, habiéndose notado inflamada su cumbre ya mas ya menos muchos años anteriores: hoi manifiesta una nueva boca en que luce de noche la materia encendida, i de dia la columna de denso humo, mas o menps elevada, a proporción del mas p menps ímpetu dej viento reinante; pero cuando éste calma, sube aquélla a una portentosa elevación» Esta erupción del Osorno, por el hecho de derramar sus lavas por el S.E., lugar pordonde desagua el lago Todos los Santos, dando vida al rio Petrohué, induce a suponer que fué la fecha en que comenzaron los acarreos volcánicos que han determinado , el banco de Ralun, poco notable en 1795.
[Vidal Gormaz, 1871]

1834-1835: Habría sido un largo ciclo eruptivo con altibajos de más de 1 año de duración, de la que fueron testigos personajes ilustres como Charles Darwin y Robert Fitz-Roy.

26 noviembre 1834: Darwin observó la erupción desde Ancud, Chiloé

The day rose splendidly clear. The volcano of Osorno was spouting out volumes of smoke. This most beautiful mountain, formed like a perfect cone, and white with snow, stands out in front of the Cordillera. Another great volcano, with a saddle-shaped summit, also emitted from its immense crater little jets of steam.
[Darwin, 1839]

Traducción: El día amaneció espléndidamente claro. El volcán de Osorno escupía grandes volúmenes de humo. Esta bella montaña, formada como un cono perfecto, y blanca con nieve, se levanta en frente de la Cordillera. Otro gran volcán, con una cumbre con forma de silla de montar, también emitió pequeños chorros de vapor desde su inmenso cráter.

19-20 enero 1835: Cerca de la medianoche del 19, la cumbre del volcán se observó muy iluminada y pronto aumentó a  un brillo con expulsión violenta de grandes cuerpos oscuros (bloques lanzados al aire). Al día siguiente (20) el volcán habría emitido lavas. Erupción estromboliana enérgica.

On January the 15th, 1835 we sailed from Low’s Harbour, and three days afterwards anchored a second time in the bay of S. Carlos in Chiloe. On the night of the 19th the volcano of Osorno was in action. At midnight the sentry observed something like a large star, which gradually increased in size till about three o’clock, when it presented a very magnificent spectacle. By the aid of a glass, dark objects, in constant succession, were seen, in the midst of a great glare of red light, to be thrown up and to fall down. The light was sufficient to cast on the water a long bright reflection. Large masses of molten matter seem very commonly to be cast out of the craters in this part of the Cordillera. I was assured that when the Corcovado is in eruption, great masses are projected upwards and are seen to burst in the air, assuming many fantastical forms, such as trees: their size must be immense, for they can be distinguished from the high land behind S. Carlos, which is no less than ninety-three miles from the Corcovado. In the morning the volcano became tranquil.
[Darwin, 1839]

Traducción: “El 15 de enero de 1835 salimos del puerto de Low, y tres días más tarde anclamos por segunda vez en la bahía de San Carlos, en Chiloé. Durante la noche del 19 el volcán Osorno estaba en acción. A medianoche el centinela observó algo como una gran estrella, que gradualmente aumentó su tamaño hasta las 3 en punto, cuando presentó un magnífico espectáculo. Con ayuda de un telescopio fueron vistos, en medio de un gran brillo de luz roja, objetos oscuros lanzados al aire y caer en sucesión constante. La luz era suficiente para proyectar en el agua una larga y brillante reflexión. Grandes masas de materia fundida son comúnmente lanzadas desde los cráteres en esta parte de la Cordillera (…) En la mañana el volcán se tranquilizó.

In the night, or rather from two to three the following morning, Osorno was observed in eruption, throwing up brilliant jets of flame or ignited matter, high into the darkness, while lava flowed down its steep sides in torrents, which from our distance (seventy-three miles) looked merely like red lines. Daybreak diminished the effect, and as the light increased only a dark column of smoke could be discerned. This mountain is one of the most striking in form which I ever saw. It is not only quite conical from the base to the summit, but it is so sharply pointed that its appearance is very artificial. When seen from the sea, at a distance of ninety or a hundred miles, the whole of the cone, 6,000 feet in height at least, and covered with snow, stands out in the boldest relief from among ranges of inferior mountains. The apex of this cone being very acute, and the cone itself regularly formed, it bears a resemblance to a gigantic glass-house; which similitude is increased not a little by the column of smoke so frequently seen ascending.
[Fitz-Roy, 1839]

Traducción: En la noche, o más bien de 2 a 3 de la mañana siguiente, Osorno fue observado en erupción, lanzando brillantes chorros de llamas o materia encendida muy alto en la oscuridad, mientras lava fluía en torrentes por sus escarpadas laderas, que desde nuestra distancia (73 millas) se veían simplemente como líneas rojas. La llegada del día disminuyó los efectos, y a medida que la luz aumentaba sólo una oscura columna de humo podía divisarse. Esta montaña es una de las más sorprendentes en forma que yo haya visto alguna vez. No es sólo muy cónica desde la base hasta la cumbre, sino que es tan puntuda que su apariencia es muy artificial. Cuando se ve desde el mar, a unas 90-100 millas, todo el cono, al menos de 6 mil pies de altura, y cubierta por nieve, se destaca en el relieve de entre cordones o montañas inferiores. La cúspide de este cono es muy aguda, y el cono propiamente tal de forma regular, que recuerda un gigantesco vaso de vidrio; su similitud aumenta, no poco, por la columna de humo que se ve ascender con tanta frecuencia.

18-19 febrero 1835: Moderada actividad según Darwin

The volcano of Osorno had been in a state of moderate activity for at least forty-eight hours previously
[Darwin, 1838]

Traducción: El volcán de Osorno ha estado en moderada actividad por al menos las 48 horas previas.

20 febrero 1835: Erupción al momento del terremoto en Concepción

At the moment of the shock, Osorno threw up a thick column of dark blue smoke, and directly that passed, a large crater was seen forming on the S.S.E. side of the mountain; it boiled up lava, and threw up burning stones to some height, but the smoke soon hid the mountain. When seen again a few days afterwards, it showed very little smoke by day, but by night, the new crater, as well as the old one on its truncated summit, shone with a steady light. This volcano appears to have remained in activity throughout the year.
[Darwin, 1838]

Traducción: Al momento de la sacudida, Osorno arrojó una gruesa columna de humo azul oscuro, y una vez ocurrido, se vio la formación de un gran cráter en la ladera SSE de la montaña; la lava hervía y arrojaba piedras calientes a cierta altura, pero el humo pronto ocultó la montaña. Cuando fue visible nuevamente algunos días después, mostraba muy poco humo de día, pero por la noche, el nuevo cráter, al igual que el antiguo en su truncada cumbre, brillaba con una luz constante. Este volcán parece haber permanecido en actividad a lo largo del año.

11 noviembre 1835: Erupción violenta del volcán, con emisión de piroclastos hasta gran altura y mucho ruido según Mr. Douglas, residente de Chiloé. Erupción estromboliana enérgica o vulcaniana.

Mr. Douglas states, that on the night of November 11th (ten months after the overthrow of Concepcion), Osorno and Corcovado both burst out in violent action, throwing up stones to a great height, and making much noise.
[Darwin, 1838]

Traducción: Mr. Douglas señala que la noche del 11 de noviembre (10 meses después del derrocamiento de Concepción), Osorno y Corcovado estallaron en violenta acción, arrojando rocas a una gran altura y haciendo mucho ruido.

5 diciembre 1835: Gran erupción del volcán durante la cual el flanco SSW colapsó, uniéndose los dos cráteres (lateral y cima) como un sólo río de fuego. Grandes cantidades de cenizas y humo fueron emitidos durante la noche (entre 5 y 6 horas). Se menciona taambién una explosión (Mr. Douglas en Darwin, 1838). En esta erupción habrían entrado en actividad los centros eruptivos adventicios del suroeste y el cráter de la cumbre del volcán; erupciones estrombolianas a vulcanianas con gran emisión de lavas y proyección de abundante material piroclástico.

Mr. Douglas in conclusion adds, that on December the 5th his “attention was arrested by the grandest volcanic spectacle he had ever beheld; the S.S.E. side of Osorno had fallen in, thus uniting the two craters, which appeared like one great river of fire. Enormous quantities of ashes and smoke were erupted during the succeeding fortnight”
[Darwin, 1838]

Traducción: Mr. Douglas añade, en conclusión, que el 5 de diciembre su “atención fue capturada por el más grande espectáculo volcánico que él haya contemplado; el lado SSE del Osorno ha colapsado uniendo los 2 cráteres, que parecían un gran río de fuego. Enormes cantidades de cenizas y humo fueron erupcionadas en la siguiente quincena”

7 noviembre 1837:  Se registra un fuerte terremoto en la zona sur, que posiblemente causó desprendimientos en el Osorno y que fueron confundidos con una supuesta erupción mencionada en algunas fuentes.

1851: Actividad y después entró en calma (Fonck, 1866)

1852: Fumarola en el cráter principal (cima) (Philippi, 1853)

1855: Actividad (Sapper, 1927)

1860 a 1870: Humo y fuego (cenizas y resplandores) según colonos del lago Llanquihue (Steffen, 1944)

1869: Actividad (Sapper, 1927)

Esta es la última erupción conocida del Osorno. A partir de entonces sólo existen algunas descripciones de fumarolas circunscritas al cráter principal enclavado en la cumbre.

1911 a 1915: Fumarolas en el cráter principal (Reichert, 1917)

1969: Fumarolas débiles en el cráter principal (Cedomir Marangunic, com. verbal)

1985: Desprendimiento de vapor de agua inodoro en el borde del cráter principal, bajo el hielo (Eduardo García, com. verbal)

1995: Fumarolas tras agrietamiento del glaciar (Diario El Llanquihue)

Tal como esta última referencia, actualmente la única actividad perceptible del volcán (fuera de la sismicidad instrumental) son fumarolas visibles accediendo a través de “cavernas” de hielo cerca de la cumbre.

Debido al terremoto del 22 de mayo de 1960 se produjo una remoción en masa que sepultó las instalaciones del Teski Club matando a unas 10 personas.

Volcán Osorno con fumarola y a la derecha el Calbuco – Ilustración de Charles Darwin

 

Cualquier nuevo antecedente o comentario es siempre bienvenido

 


Referencias:

C. Darwin, 1838: “On the Connexion of Certain Volcanic Phenomena in South America”, Trans. Geol. Soc., Vol. 15: 601.

C. Darwin, 1839: “A Naturalist’s Voyage Round the World : The Voyage of the Beagle, Plus Journal of Researches into the Natural History and Geology of the countries visited during the voyage round the world of H.M.S. Beagle by Charles Darwin

R. Fitz-Roy, 1839: “Narrative of the surveying voyages of his majesty’s ships Adventure and Beagle (vol.2): between the years 1826 and 1836: describing their examination of the southern shores of South America, and the Beagles’s circumnavigation of the globe”

R. Philippi, 1853: “Espedición al volcán Osorno”, Anales de la Universidad de Chile, Vol. 10: 107-110

F. Vidal Gormaz, 1872. “Esploración del Seno de Reloncaví, Lago de Llanquihue i rio Puelo”, Imprenta Nacional

J. Moraleda y Montero, 1888: “Esploraciones Jeograficas e Hidrograficas,” An. Hidr., Vol. 13: 3-263

C. Martin,  1901: “Los volcanes activos de Chile”, Revista Chilena de Historia Natural, Imprenta Gillet Año V: 242-250

F. Reichert, 1917: “Las regiones inexploradas o poco conocidas de la cordillera norpatagónica”, Sociedad Científica Alemana: 119 p.

K. Sapper, 1927: “Katalog de Gesehichtlichen Vulkansausbruehe”

H. Steffen, 1944: “Patagonia occidental. Las cordilleras patagónicas y sus regiones circundantes”, Ediciones de la Universidad de Chile: 333 p.

 

Anuncios

Tus aportes son muy valiosos, por favor no dudes en comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.