El violento pasado de los volcanes Antillanca y Puyehue

A medida que aumenta el conocimiento de los volcanes de nuestro país, no sólo se tiene información más precisa sobre su historia geológica, sino que además van surgiendo antecedentes de los cuales no se tenía mayor noción, cambiando completamente la perspectiva que se tiene de ellos. Esta vez visitaremos la zona fronteriza entre las regiones de Los Ríos y Los Lagos, característica por su intensa actividad volcánica.

El volcán Puyehue es un estratovolcán de 2240 msnm, coronado por una caldera de cerca de 2 km de diámetro. Forma parte del Complejo Volcánico Puyehue-Cordón Caulle (CVPCC), también integrado por la Caldera Cordillera Nevada, un sistema de fisuras y cráteres de casi 20 km de extensión. Las erupciones más recientes del CVPCC se han originado en el Caulle, en 2011, 1960 y 1921. Al Puyehue, en cambio, no se le conoce actividad en tiempos históricos, siendo la última datada alrededor del año 860 CE.

Por su parte, el Antillanca en realidad es parte de un complejo volcánico, consistente en un antiguo volcán del Pleistoceno muy erosionado, que durante el Holoceno ha registrado intensa actividad, formando un conjunto de conos de diversa especie y anillos (parientes de los maares), contabilizándose unos 70 en el área. El rasgo más destacado es una caldera de cerca de 4.5 km de diámetro, de edad holocena, en cuyo borde occidental se encuentra el cráter Raihuén, de más de 1 km. En el interior de la caldera se erige el volcán Casablanca, un cono de 550 m construido tras la formación de ella.  Por todo lo anterior se conoce al conjunto como Complejo Volcánico Antillanca-Casablanca (AVC), sin erupciones en tiempos históricos.

Ubicación y detalles de los complejos Puyehue-Cordón Caulle y Antillanca-Casablanca

Para obtener los antecedentes eruptivos, se analizaron muestras de cerca de 120 sitios de la región antes descrita, obtenidas en el período 1996-2006 y durante la erupción del Cordón Caulle de 2011-12, la mayoría provenientes de cortes transversales en las rutas 215 en Chile (Camino Internacional) y 234 en Argentina, además de canteras y cortes y cursos de agua. Se estudiaron más de 115 secciones de suelo y sedimentos que contenían depósitos volcánicos. Adicionalmente, los autores señalan que en cada sitio se realizaron trincheras o zanjas para medir el espesor de cada uno de ellos. El principal objetivo era caracterizar las grandes erupciones explosivas de los volcanes ya mencionados. A continuación les presentaré un resumen con los resultados obtenidos una vez finalizadas las investigaciones, correspondiendo a varios eventos eruptivos, ordenados cronológicamente de más antiguo a más reciente, con el nombre técnico asignado.

A) Unidad Puyehue-1 (PU-1): Depósito relativamente homogéneo, consistente en lapilli de pómez anaranjada de composición dacítica, con una capa intercalada de tefra con fragmentos de obsidiana. La dispersión E-NE sugiere al Puyehue como origen, aunque sólo se encontró a distancias medias, es decir, entre 40 y 65 km, en 13 sitios. Volumen=1.42 km3 (0.57 DRE); Edad=10.5-12 mil años AP.

B) Unidad Puyehue-2 (PU-2): Se trata de un depósito rico en pómez, de coloración naranja-beige, dacítica y moderadamente seleccionada. Se encuentra sobre un paleosuelo que la separa de PU-1. En forma similar a la anterior, fue identificado únicamente a unos 40-50 km del Puyehue, lugares donde alcanza un espesor de cerca de 10 cm, con una orientación de depositación preferentemente Este en base a los 21 sitios en donde fue muestreado.  Volumen=1.66 km3 (0.66 DRE);  Edad=6-7 mil años AP.

C) Unidad Playas Negra-Blanca (PBN): Tefra dividida en 2 subunidades: Playa Blanca (PB), compuesta por lapilli de pómez blanca dacítica (~66.6% SiO2), y Playa Negra (PN), por escoria andesítica oscura (~53% SiO2), en una proporción 80-20, fuertemente diferenciadas en los 30 sitios analizados. Espesores de 30 cm con bloques de hasta 2 m fueron observados en la pared occidental de la caldera Antillanca y bombas de hasta 11 cm se encontaron a 18 km de la fuente, el complejo Antillanca. Volumen=3.72 km3 (1.64 DRE); Edad=2-3 mil años AP.

D) Corriente de Densidad Piroclástica Pampa Frutilla (PFPDC): Oleada piroclástica constituida desde escoria hasta lapilli fino con fragmentos líticos, además de escasa lapilli de pómez. Esta ignimbrita se extiende hasta unos 50 km al este del AVC, en una superficie de aproximadamente 1000 km2 con forma de abanico, con un espesor de 8.5 metros en un corte expuesto en la parte oeste y noreste de la caldera Antillanca. Volumen=0.4 km3; Edad=1.9-2 mil años AP.

E) Tefra Nahuel Huapi (NHT): Depósito de caída compuesto también subdividida en 2 capas: NHT1 (inferior) rica en líticos, con pómez amarilla-café, escoria gris, lapilli áspera, bombas y bloques; NHT2 (superior), con predominancia de escoria gris-oscura. Igualmente se encuentra expuesta en el borde de la caldera con un espesor de varios metros, mientras al este del lago Nahuel Huapi, uno de los 35 lugares en que se halló, era de unos 15 cm. Por su distribución su origen se vincula al AVC. Volumen=7.91 km3 (4.75 DRE); Edad=1.4-2 mil años AP.

F) Unidad Cordón Caulle Norte (NCC): Capa de lapilli pumícea de tamaño medio, color beige, depositada en la ribera sur del lago Ranco. Posee un eje de dispersión estrecho en sentido Norte, asociado probablemente a una corriente en chorro atmosférica, con un espesor de 50 cm a 17 km al norte del Cordón Caulle, fuente de la erupción. Volumen=No determinado; Edad=1.5-2.5 mil años AP.

G) Unidad Mil Hojas (MH): Depósito que comprende 8 diferentes capas que alternan pómez de distintas características y tamaños con cenizas finas ricas en líticos. Su espesor varía de 20-30 m en el borde del cráter moderno (caldera) del volcán Puyehue, su origen, hasta 18 cm a 70 km de distancia, con una orientación ESE, siendo identificada en 40 lugares. Su nombre es debido a que da la impresión de ser una torta de milhojas a raíz de su aspecto bandeado. Volumen=4.32 km3 (1.73 DRE); Edad=0.8-1.1 mil años AP.

Además, se consignan tefras correspondientes a las erupciones históricas del Cordón Caulle, en 1921-22, 1960 y 2011.

Acumulaciones en centímetros y dispersión de los depósitos descritos, en orden cronológico

Sin embargo, los eventos PBN, PFPDC y NHT no poseen una separación entre ellos, representando una acumulación continua sucedida en un corto intervalo de tiempo, indicando que fueron distintas fases de un proceso eruptivo mayor cuya fuente corresponde al actual Complejo Antillanca-Casablanca. La secuencia se inicia con una fuerte erupción pliniana de pómez (PB) seguida de una fase similar, pero de escoria (PN) que causó un vaciamiento importante de material de la cámara magmática colapsando el conducto volcánico. Debido a esto, la columna eruptiva pierde sustentación provocando el PFPDC, a la vez que el ancestral cono finalmente colapsa formando la caldera Antillanca. El depósito NHT es explicado como la etapa temprana de formación del moderno volcán Casablanca, dentro de la caldera, cuyo crecimiento desde ese entonces es uno de los más rápidos conocidos, con una tasa de cerca de 0.55 km3 por cada 1000 años, siendo mayor incluso que el Villarrica en 3500 años o el Llaima en 1500. El volumen total emitido en esta importante secuencia es de 12.03 km3 (6.63 DRE), constituyéndose en la mayor erupción conocida de esta zona andina, ocurrida unos 1932±68 años AP, la edad del PFPDC.

Formación de la caldera Antillanca: (A) Fase pliniana de pómez PB; (B) Fase de escoria PN; (C) PFPDC y colapso del volcán; (D) Fase lítica NHT; (E) Fase de escoria NHT; (F) Formación volcán Casablanca

Por su parte, la sucesión Mil Hojas se asocia a la creación de la moderna caldera del volcán Puyehue. La actividad se habría iniciado también con una fase pliniana, siendo la  cumbre progresivamente truncada por más explosiones plinianas intercaladas con etapas freatomagmáticas, todo hace unos 1100 años AP. Debido al volumen emitido (4.3 km3 ó 1.7 km3 DRE), mayor al volumen de la presente caldera (0.63 km3), el Puyehue debió tener una altura de unos 800 m más que en la actualidad, alcanzando o sobrepasando los 3 mil metros sobre el nivel del mar, coronado por extensos glaciares.

Secuencia MH: (A) Puyehue antiguo; (B) Fases plinianas y freatomagmáticas, lahares calientes; (C) Colapso del cono; (D) Caldera actual

Las implicancias de este estudio son evidentes. Primero, se actualiza el historial eruptivo refinando los datos conocidos. De hecho, el depósito PBN era atribuido al complejo Puyehue-Cordón Caulle, cuando en realidad era de la caldera Antillanca, resaltando la importancia de un muestreo más amplio que permita reconocer la fuente del evento. Segundo, y tal vez lo más destacado, es que se reafirma el elevado riesgo volcánico de la región, especialmente las acumulaciones de tefra hacie el ESE, reflejado en las últimas erupciones del Caulle, cuyos montos son marcadamente menores a los que fueron analizados, pero siempre afectando las mismas áreas, especialmente Villa La Angostura y el lago Nahuel Huapi, sin contar los sectores aledaños a los volcanes. Mientras más sabemos, más nos sorprendemos.


Referencia:

J.A. Naranjo, B.S. Singer, B.R. Jicha, H. Moreno y L.E. Lara, 2017: “Holocene tephra succession of Puyehue-Cordón Caulle and Antillanca/Casablanca volcanic complexes, southern Andes (40–41°S)”, Journal of Volcanology and Geothermal Research Vol. 332

 

Anuncios

Tus aportes son muy valiosos, por favor no dudes en comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s