Un tsunami de incertidumbre

La jornada del domingo 16 de enero de 2005 había sido como cualquier otra de verano en Concepción y Talcahuano, Región del Bío-Bío. Algunas horas más tarde, ya caída la noche, el panorama era completamente distinto. Una verdadera estampida humana y automovilística escapaba hacia los sectores altos de la zona. Gritos, caos y desesperación eran visibles por todos lados. Prácticamente nadie entendía lo que estaba pasando, pero la explicación era una sola: se acercaba un tsunami.

Lo increíble del asunto es que ese día no se había percibido ningún sismo que pudiera dar pie a semejante situación. La información, que se transmitía de boca en boca a la velocidad de la luz, indicaba que el mar había comenzado a retirarse frente a la costanera, por lo que la evacuación era un imperativo de vida o muerte. Así transcurrieron varias horas, con una multitud refugiada en los cerros a la espera de tan destructivo evento. Carabineros y Bomberos redoblaban esfuerzos para comunicar que todo había sido una falsa alarma y que la gente podía regresar a sus casas. Aún así, familias enteras decidieron pasar la noche en las alturas. Sólo la luz del día trajo mayor tranquilidad y las cosas comenzaron a volver paulatinamente a la calma. Otros permanecieron un par de días alejados de la costa. La pregunta obvia empezaba a rondar el ambiente: ¿de dónde salió el rumor?

Muchos se volcaron a cargar combustible, algo común de ver en las emergencias chilenas - Tele13/Ismael Gatica

Muchos se volcaron a cargar combustible, algo común de ver en las emergencias chilenas – Canal 13/Ismael Gatica

En Chile, aunque no está penado por ley el dar falsas alarmas de por sí, como sucede con la predicción de terremotos por parte de charlatantes, sí se sanciona cuando implica la movilización de servicios o instituciones de emergencia por tal motivo. El Artículo 268 bis de la Ley 19830 que modifica el Código Penal es claro al respecto:

“El que diere falsa alarma de incendio, emergencia o calamidad pública a los Cuerpos de Bomberos u otros servicios de utilidad pública, incurrirá en la pena de reclusión menor en su grado mínimo”

Por esta razón, y sumando el lamentable fallecimiento de 2 personas por ataques cardíacos debido a la conmoción causada, heridos por la marea humana, saqueos y otros hechos, la Fiscalía local abrió una investigación para dar con los eventuales responsables de lo acontecido. En otras palabras, debían identificar desde dónde había surgido la falsa alarma.

Los antecedentes recopilados fundamentalmente en base a entrevistas apuntaban a que el origen del rumor era el sector costero, puntualmente la población Higueras de Talcahuano, residida en buena parte por marinos. No obstante, fueron familiares directos de gente de la Armada quienes aseguraron que la alerta emanó de la isla Quiriquina, lugar en que funciona la Escuela de Grumetes, causando que dichos parientes evacuaran automáticamente. El fiscal se apoyaba también en que, para lograr tal masividad, la fuente tenía que ser confiable. El relato parecía comprobarlo. Al encontrarse evidencia de una eventual responsabilidad de miembros de la Armada, la investigación fue traspasada a la Fiscalía Naval, la que tras interrogar a numerosos marinos que negaban las anteriores versiones, descartó la participación de cualquier personal militar, cerrando definitivamente el proceso a fines del año 2005. Entonces, ¿qué había ocurrido?

Ese día se registró un terremoto de magnitud 6.6 en las cercanías de la isla Yap, al norte de Papúa Nueva Guinea, en Asia. El Shoa, organismo encargado de las aertas de tsunami en Chile, entregó la siguiente información interna a los distintas dependencias de la Armada, descartando un tsunami en la costa chilena:

LAS CARACTERÍSTICAS DEL SISMO NO REÚNEN LAS CONDICIONES PARA GENERAR UN TSUNAMI EN LAS COSTAS DE CHILE. SIN EMBARGO, PUEDE PROVOCAR PEQUEÑOS CAMBIOS EN EL NIVEL DEL MAR EN ÁREAS CERCANAS AL EPICENTRO

Fax del Shoa descaryando tsunami en Chile - CIPER

Fax del Shoa descartando tsunami en Chile – CIPER

Claro y directo, no quedaba lugar a dudas de que no había ningún riesgo para nuestro país. La única posibilidad era que alguien hubiese interpretado erróneamente la información y que otra persona la haya conocido así, iniciándose una reacción en cadena. Llama la atención que, según la Fiscalía Naval, no existió evacuación de ningún tipo por parte de miembros de la Armada, siendo uno de los argumentos para concluir la investigación.

Otro aspecto crucial a considerar es el social. No había transcurrido ni siquiera 1 mes desde la tragedia del tsunami en el sudeste asiático del 25 de diciembre de 2004, que causó la muerte a más de 200 mil personas. El constante bombardeo de imágenes de lo sucedido a través de los medios pudo dejar muy sensible a la población, que sin cultura del tema, sólo con la idea de que si se retira el mar viene un tsunami (como se aseguraba en el rumor), actuó con un sinsentido impresionante, tomando en cuenta que no se había sentido ningún movimiento telúrico. En aquella época, a diferencia de ahora, las cartas de inundación por tsunami no eran públicas, o tal vez sólo unas pocas, lo que no ayudaba a la preparación de la comunidad frente a este tipo de emergencias. De manera casi altanera, el Shoa aseguraba que el sistema de alarma en Chile no tenía nada que ver con el de Asia, donde no existía, por lo que la población debía confiar en la institución.

5 años, 1 mes y 10 días después, casi 200 personas perdían la vida por culpa de una alarma de tsunami que nunca se emitió, la madrugada del fatídico 27 de febrero de 2010.

Videos de lo ocurrido ese 16 de enero de 2005:

Referencias:

CIPER Chile: “Falso tsunami de 2005: El bochorno que anticipó los errores del 27/2”

Canales de Youtube “MadsterV” e “Ismael Gatica Ruiz”

Pueden consultar las cartas de inundación del Shoa en la sección “Archivos útiles”

Anuncios

Tus aportes son muy valiosos, por favor no dudes en comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s