La identificación de la Falla Liquiñe-Ofqui

Explorado y habitado recién desde hace algunas décadas, no es novedad que el sur de Chile se caracteriza por una accidentada geografía, en la cual podemos encontrar volcanes, fiordos, glaciares, valles y una infinidad de islas, muchas de las que tal vez nunca han sido pisadas por el ser humano. Hasta se dice que extraños visitantes de otros mundos vivirían en un recóndito lugar de la zona, haciendo alusión a lo desconocido de la región.

En lo geológico no se queda atrás. Probablemente varios habrán escuchado de la denominada “Falla Liquiñe-Ofqui” (ZFLO en términos técnicos), catalogada como la responsable de una serie de eventos que han llamado la atención en los últimos años: crisis sísmica y tsunami de Aysén (2007); erupción del Llaima y Chaitén, y enjambre de Hornopirén (2008); erupciones del Caulle y Hudson (2011) y Calbuco (2015), como los más representativos. En este contexto es lógico preguntarse ¿por qué se llama así?, ¿quién le dio el nombre?, ¿de dónde surgió? La respuesta a continuación, extraída y adaptada de una breve publicación de hace casi 40 años.

“Durante la segunda mitad del siglo pasado (XIX), el territorio chileno fue objeto de numerosas expediciones científicas encabezadas, en su mayoría, por naturalistas extranjeros que desarrollaron múltiples actividades de investigación en el campo de las ciencias naturales, incluida la geología. Se destacan, entre otros, Darwin, Phillippi, Domeyko, Pissis, Vidal-Gormaz, Simpson, Quensel, d’Orbigny, Hauthal y Gay. En algunas disciplinas científicas, aún en nuestros días, son válidas ciertas hipótesis y descripciones efectuadas por ellos, lo que evidencia la singular capacidad de observación y deducción de los mencionados expedicionarios y naturalistas. Este carácter adquiere mayor relevancia si se considera que la gran mayoría de ellas se materializaron bajo severas restricciones logísticas, en condiciones climáticas y topográficas adversas, y en un momento en que el país contaba con una precaria infraestructura de comunicaciones terrestres y marítimas. Las ciencias geológicas no están ajenas a este planteamiento. Sirven para ejemplificar este carácter los estudios efectuados por el geólogo alemán Hans Steffen. Entre 1892 y 1902 efectuó, por encargo del Gobierno de Chile, un total de nueve expediciones a la zona patagónica, en las actuales Regiones X y XI, logrando identificar el curso de la mayoría de los ríos que desembocan en el Pacífico (Puelo, Cisnes, Palena, Aisén, Huemules y Baker) además de sus tributarios interiores. En 1902, en representación de los intereses chilenos, acompañó al árbitro inglés Holdich, mientras se efectuaban los peritajes limítrofes entre Chile y Argentina.

Los resultados de estas expediciones fueron publicados, recién en 1944, en un documento de dos tomos, editado por la Universidad de Chile. Steffen (p. 279, op. cit.) refiriéndose al modelado del sector costero de Chiloé continental y la disposición espacial de los centros volcánicos cuaternarios señaló: “De acuerdo con la situación geográfica de estos volcanes, parece que el derrame del magma andesítico y basáltico está en estrecha relación -tanto aquí como en la región de Reloncaví y del Todos los Santos- con la formación de grandes surcos tectónicos longitudinales. De esta manera, a lo largo del profundo corte del fiordo de Comau y de su continuación meridional, se agrupan los volcanes Hornopirén, Llancahué y Huequil…” La cita de Steffen reviste el mayor interés, considerando que ya hacia fines del siglo pasado (muy probablemente hacia 1898), el autor estaba en condiciones de establecer para la zona litoral de Chiloé continental, la existencia de una singular relación entre la disposición de algunos grandes centros  volcánicos y ciertos rasgos estructurales mayores: fallas regionales. Esta referencia encierra, a no dudarlo, el concepto básico o idea precursora de la llamada ‘Falla Liquiñe-Ofqui’ de Hervé et al. (1979), en el segmento andino situado entre los 41°00′ y 42°30’S, aproximadamente.

Fue necesario que transcurrieran alrededor de 75 años para que nuevos trabajos geológicos, en la zona, confirmaran los planteamientos estructurales de Steffen, mediante la incorporación al léxico geológico chileno de los términos ‘Falla Liquiñe-Reloncaví’ y ‘Falla Liquiñe-Ofqui’. Ello requirió de un proceso evolutivo que se inició con Moreno y Parada, quienes fueron los primeros en advertir la existencia de un llamativo megalineamiento que comprometía el segmento andino de la X Región, entre los 39°00′ y 41°30’S, al que asignaron el nombre de Falla Liquiñe-Reloncaví. Con posterioridad, Solano (1978) prolongó la traza de la Falla Liquiñe-Reloncaví de Moreno y Parada, hasta la Región de Aisén, asignándole la denominación de ‘Falla Liquiñe-Reloncaví-Puyuhuapi’ y estableció, de este modo, una posible continuidad de corrida cercana a los 300 km, entre bah ía Sotomó (41°40’S) y Puyuhuapi (45°18’S). Hervé et al. (1979), en un estudio geológico de Chiloé continental, identificaron, con respaldo en interpretaciones fotogeológicas, la prolongación meridional de dicha falla hasta el Istmo de Ofqui; situación que indujo a los autores a acuñar el término ‘Falla Liquiñe-Ofqui’.

esquema

Esquema de la traza principal de la falla Liquiñe-Ofqui – Hauser, 1991

Estudios posteriores han aportado importante información geológica adicional respecto de esta estructura (ver Muir, W.R., 1989; Forsythe y Nelson, 1985). Leslie (1986), con respaldo de imágenes satélites e información geofísica submarina, detalló probables extensiones costa afuera de la Falla Liquiñe-Ofqui, particularmente en el sector del Golfo de Corcovado y Golfo de Penas, incluyendo algunas ramificaciones continentales (Fig.2). Su trayectoria, cercana a los 950 km, la sitúa como uno de los principales megalineamientos del país y ejerce, por tanto, un importante control sobre las formas del modelado regional: lagos, ríos, valles, fiordos, haciéndose extensivo a algunos centros volcánicos mayores, conos piroclásticos y puntos con actividad termal (Hauser, 1989; Fuenzalida y Etchart,1974).

La presente nota, sin pretender restar originalidad al estudio de Hervé et al. (1979), que instauró en la literatura geológica chilena el término ‘Falla Liquiñe-Ofqui’, intenta poner énfasis en la singular capacidad de observación y deducción del explorador Hans Steffen. Tanto más, cuanto que su formulación se efectuó en una época en que se carecía de los refinamientos tecnológicos que en la actualidad respaldan los estudios estructurales (fotografías aéreas, imágenes de satélite, cartas a diversas escalas y otros)”

Como dato adicional y en línea con lo que se señala, la ZFLO posee diversas ramificaciones que la hacen más compleja e interesante. En la madrugada del 30 de septiembre de 2016 se produjo un pequeño sismo al oeste de Hornopirén que tenía la particularidad de ser muy superficial, sólo 7.5 km de profundidad. Hechas las consultas y considerando el margen de error informado, que era muy poco, revisé un estudio de hace unos años donde aparecía lo siguiente:

sismo

Izquierda: Ubicación del sismo del 30/9. Derecha: Figura que muestra una falla secundaria en que el temblor habría tenido su origen. Los triángulos negros son estaciones sísmicas y los blancos, volcanes activos – Google Earth; Lange et al, 2007

Esto demuestra sísmicamente que dichos lineamientos están plenamente activos y así como en algunas partes coinciden con valles o fiordos, acá se manifiesta como una serie de islas que casi cierran el seno del Reloncaví en dirección NW-SE, entre Calbuco y Hualaihué. Más recientemente se ha comenzado a estudiar con mayor detalle la relación particular entre la Liquiñe-Ofqui y los volcanes, para comprender mejor su comportamiento.

Referencias:

Arturo Hauser, 1991: “Hans Steffen, precursor del concepto Falla Liquiñe-Ofqui”, Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile (Citas mencionadas pueden verse acá)

D. Lange, J. Cembrano, A. Rietbrock, C. Haberland, T. Dahm, K. Bataille, 2007: “First seismic record for intra-arc strike-slip tectonics along the Liquiñe-Ofqui fault zone at the obliquely convergent plate margin of the southern Andes”

Anuncios

Tus aportes son muy valiosos, por favor no dudes en comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s