¿Cómo fueron las erupciones anteriores del volcán Calbuco?

La erupción de 2015 no sólo sorprendió por su repentino desarrollo, sino que incluso para varios fue una novedad, aunque suene increíble, saber que el Calbuco era un volcán activo. Ahora, tras la declaración de la alerta amarilla por el aumento en su sismicidad, cuyo desenlace es incierto, es bueno mirar atrás la historia y revisar los antecedentes de anteriores ocasiones. Así podemos hacernos una idea de lo que se puede esperar, duración y frecuencia de sus erupciones. Sólo se hace mención a las erupciones históricas, especialmente tras la colonización de la zona, que permitió un registro más fidedigno de los eventos.

1792: Erupción explosiva acompañada de fuertes temblores sentidos por los indígenas del sector. Aunque Domeyko (1845) no menciona la fecha precisa indicó “…ese día el volcán Calbuco escupió lava por última vez, y que fue tal su ira, que toda la tierra tembló de miedo, los propios españoles se asustaron y el cacique fue el primero en temer la muerte”

1845?: Erupción (?) sin mayores antecedentes (Sapper, 1927).

1893: Esta es la erupción histórica más importante del volcán Calbuco, cuya fase eruptiva de mayor intensidad se desarrolló entre el 19 de abril y el 29 de noviembre de 1893, y generó gran cantidad de piroclastos de caída, flujos piroclásticos y lahares calientes. Las explosiones más significativas formaron columnas de hasta 12 km de altura los días 19 de abril, 05 de septiembre, 05 de octubre y 29 de noviembre de ese año, la precipitación de cenizas afectó una extensa área en un radio de hasta 90 km.

Febrero: Se comenzó a generar un domo dentro del cráter mayor, con emisión de gran cantidad de gases y piroclastos (Steffen, 1909, 1944; Pöhlmann, 1893).

Marzo: Pequeñas explosiones acompañadas por eyección de piroclastos, formaron tres columnas de ceniza (Pöhlmann, 1893).

Abril: Eyección de piroclastos, que se incrementó desde las 15:30 h del 17 de abril, con precipitación de cenizas hacia el SE (sector de Ralún). Además, se generó un lahar en el flanco NE del volcán (río Caliente), el cual aumentó el caudal del río Hueñuhueñu, ensanchándolo hasta 1 km aproximadamente (Pöhlmann, 1893).

El 19 de abril, a las 15:30 h se generó una columna eruptiva, cuya pluma se desplazó nuevamente hacia el SE y las aguas del río Petrohué se tornaron turbias debido a la gran carga de cenizas (Kinzel y Horn, 1983).

También se originaron lahares calientes que descendieron por el río Blanco (norte) (Martin, 1895). El 28 de abril, a las 18:00 h, los colonos de Ensenada percibieron sismos y escucharon un fuerte ruido subterráneo.

Mayo: Mes muy lluvioso, sin visibilidad del volcán.

Junio-julio: Ruidos subterráneos, sismos locales y pequeñas explosiones de cenizas (Pöhlmann, 1893; Kinzel y Horn, 1983).

Agosto: Erupciones explosivas; la pluma se desplazó nuevamente hacia el SE, y cayeron partículas tamaño lapilli en Ralún. Muerte de peces en el río Blanco (sur) y aumento considerable de su temperatura.

Septiembre: El 04 de septiembre una explosión formó una elevada columna, cuya pluma se desplazó hacia el SSE (lago Chapo). El 05 de septiembre, a las 04:30 h se produjo una gran explosión, la que formó una columna mayor de más de 10 km de altura, con una pluma que se dirigió hacia el norte y precipitación intensa de piroclastos en todo el sector oriental (Kinzel y Horn, 1983).

Octubre: Etapa paroxismal. El día 05 de octubre, a las 09:00 h, se producen fuertes ruidos subterráneos durante media hora, seguidos por otro más agudo en el aire (Martin, 1895). En la noche, se formó una gran columna eruptiva resplandeciente, de hasta 12 km de altura (Martin, 1895), con precipitación de piroclastos balísticos tamaño lapilli grueso y bombas incandescentes hacia el noreste y este del volcán, que alcanzaron hasta 8 km del cráter y 30 cm de diámetro (Kinzel y Horn, 1983). A las 10:00 h del 06 de octubre, cesó la caída de piroclastos. Posteriormente, comenzó a precipitar una descarga de barro frío y fétido (olor a pólvora) hacia el NE, el que fomó una costra gruesa que duró hasta las 10:45 h (Martin, 1895). Hubo caída de cenizas finas durante varios días en Puerto Montt y los bosques ardían en muchos lugares, al haber sido alcanzados por las bombas incandescentes (Martin, 1895). El 22 de octubre, la columna eruptiva se elevó hasta 9,5 km de altura y la pluma se dirigió hacia el norte, registrándose precipitación de cenizas en Puerto Octay y Osorno.

Los días 23 y 24 de octubre se caracterizaron por una intensa actividad explosiva con descargas eléctricas en la columna eruptiva (Fisher, 1893). El 25 de octubre, a las 17:30 h se produjo un lahar que descendió por el río Poza hacia Ensenada, el cual arrasó varias viviendas.

Noviembre: Explosiones con eyección de piroclastos (Nogués, 1894). El 29 de noviembre, entre las 7:00 y las 7:30 h, se produjo una última explosión importante, acompañada de sismos y ruidos subterráneos. La pluma, dispersada por el viento ‘puelche’, se dirigió hacia el WSW y precipitó cenizas en Puerto Montt, las que alcanzaron hasta el desagüe del río Maullín (90 km). En Puerto Montt, se formó un manto de cenizas con un espesor medio de 5 mm (Kinzel y Horn, 1983; González, 1898; Held, 1993).

1894-95: Disminución paulatina de las erupciones hasta alcanzar el nivel más bajo después del 28 de mayo de 1894 (Martin, 1895). Durante el resto del año 1894, continuaron emisiones esporádicas de pequeñas columnas de vapor de agua y/o cenizas, las cuales se prolongaron hasta fines del año 1895.

1906-07: Erupciones explosivas menores con emisión de cenizas desde fines de 1906 hasta abril de 1907 (Risopatrón, 1907; Jaggar, 1925).

1911-12: Erupción de un domo con explosiones de cenizas hasta 1912 (Bönninghausen, 1918) y formación de una espina a juzgar por las fotografías en Reichert (1917).

1917: Erupción el 13 o 14 de abril (Steffen, 1917), con emisión de cenizas que se propagaron hacia el este y precipitaron hasta en Bariloche (Argentina). Se generaron flujos de lavas (Casertano, 1963) y lahares que descendieron principalmente hacia el NW por el río Blanco (Ensenada). En la cima del domo central, sobresalían 3 espinas de más de 50 m de altura, con fuertes emisiones solfatáricas (precipitación de azufre) en mayo de 1917 (Reichert, 1917).

1927?: Erupción (?) sin mayores antecedentes (Sapper, 1927)

1929: Erupción entre la 01:00 y 02:00 h del 06 de enero de 1929, la que estuvo acompañada por un sismo (Jaggar, 1929) que incluso fue percibido en Argentina (Stone e Ingerson, 1934). Con anterioridad, durante la noche del 05 de enero, hubo fuertes ruidos subterráneos (Stone, 1930). A las 02:00 h y hasta la madrugada, se formó una gran columna incandescente de cenizas con descargas eléctricas durante varias horas. Se produjo una gran explosión lateral hacia el NE que generó una oleada piroclástica (sector río Caliente) y varios lahares descendieron hacia el lago Llanquihue (Stone, 1930). El resto del día tuvieron lugar solo dos emisiones de cenizas densas (Jaggar, 1929). Durante esta etapa eruptiva se formó un cráter de 500 m de diámetro en el domo, a través del cual fue emitida una colada andesítica de bloques. A las 07:00 h la lava alcanzó los bordes del cráter y se derramó por las laderas del domo hacia el norte, lo que produjo la fusión de la nieve y la generación de lahares que descendieron hacia el NW, por el valle de los ríos Caliente-Blanco (noreste) hasta el lago Llanquihue. Otros lahares también descendieron por el cauce del río Pescado (Kinzel y Horn, 1983) y los cauces hacia el lago Chapo, el cual se desbordó hacia el río Chamiza, que inundó extensiones considerables estimadas en 20.000 ha (Servicio Sismológico de la Universidad de Chile, 1929). Al mediodía del 06 de enero, hubo precipitación de cenizas en Puerto Montt (Jaggar, 1929) y se percibieron 8 sismos en la zona (Boletín Servicio Sismológico de la Universidad de Chile, 1929). También se registró caída de cenizas en Peulla y en el extremo oriental del lago Nahuel Huapi (Stone, 1930). La actividad eruptiva duró hasta el 09 de enero (Jaggar, 1929).

1932: Erupción explosiva intensa en la última semana de diciembre (Servicio Sismológico de la Universidad de Chile, 1934).

1945: Erupción explosiva desde el 19 de febrero, la que se intensificó el 02 de marzo (Diario La Nación, 03 de marzo de 1945).

1961: Erupción explosiva desde el 01 de febrero hasta mediados de marzo (Klohn, 1963a; Kinzel y Horn, 1983). Desde el 25 de enero se observó una pequeña actividad fumarólica en el cráter central, y se percibieron ruidos subterráneos y una serie de sismos en zonas aledañas. El 01 de febrero en la madrugada, comenzó una erupción explosiva y a las 11:00 h, tuvo lugar la emisión de dos coladas de lavas de bloques desde la cima del domo central hacia el noreste y sur (Casertano, 1963; Kinzel y Horn, 1983). Las lavas fundieron la nieve y el hielo de la cima y laderas, lo que originó lahares con velocidades de hasta 40 km/h, que alcanzaron los lagos Llanquihue (N) y Chapo hacia el sur, además del río Petrohué a través del río Caliente-Hueñuhueñu. En la vertiente norte se formaron cuatro lahares calientes a partir de las 04:00 h y el último y de mayor volumen, poco antes de las 12:00 h (Casertano, 1963). Una breve y fuerte fase explosiva se produjo el 10 de marzo, desde las 05:30 h hasta las 14:00 h. La actividad también estuvo precedida por sismos perceptibles y ruidos subterráneos (Klohn, 1963a). La columna eruptiva alcanzó una altura de ca. 12 km sobre el cráter (Lahsen et al., 1985). Durante esta erupción fueron lanzadas bombas de hasta 3 m de diámetro a alturas de 500 m. La pluma de piroclastos se desplazó hasta Petrohué y las cenizas oscurecieron toda el área entre el volcán Calbuco y Peulla, desde las 8:30 h hasta la medianoche, y dejaron un depósito de unos pocos milímetros. Incluso en Bariloche (Argentina) se suspendió el tránsito vehicular debido a la escasa visibilidad. El día 26 de marzo ocurrió una nueva emisión de lava que sobrepasó el cráter y descendió hacia el río Tepú (Klohn, 1963b).

1972: Erupción débil de cenizas en agosto. De acuerdo a información proporcionada por lugareños, entre las 0:00 y 3:00 h del día 26 de agosto de 1972, se produjo una emisión de piroclastos desde el pequeño cráter central del volcán Calbuco, la que dejó una cubierta de cenizas y lapilli de color gris oscuro en los flancos nevados del volcán. Días anteriores a la erupción, se sintieron sismos de baja intensidad y ruidos subterráneos que intranquilizaron al ganado (Lahsen et al., 1985).


Referencias:

Daniel Sellés y Hugo Moreno, 2011: “Geología del volcán Calbuco, Región de los Lagos”, parte de la Carta Geológica de Chile, Serie Geológica Básica. No. 130.

Petit-Breuilh, M.E, 1999: “Cronología eruptiva histórica de los volcanes Osorno y Calbuco, Andes del Sur (41º-41º30’S). Servicio Nacional de Geología y Minería, Boletín 53.

Si quieren ver fotos de las erupciones, visitar este artículo

Anuncios

Tus aportes son muy valiosos, por favor no dudes en comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s