El hallazgo del Volcán Hudson

A pesar de haber producido una de las erupciones más grandes de Chile del siglo XX en 1991, el volcán Hudson no fue conocido desde siempre. Ubicado cerca de la “triple unión” de las placas Sudamericana, Nazca y Antártica, en la Región de Aysén, sólo fue identificado como volcán a inicios de la década de 1970, cuyos detalles presentaré a continuación.

Para hacer más precisa la información, citaré textualmente extractos relevantes de la investigación que llevó a cabo una expedición científica a la zona en 1970, y que dan cuenta del descubrimiento de lo que hoy conocemos como la Caldera del Volcán Hudson.

 “El propósito de este trabajo es dar a conocer la existencia de una caldera volcánica de grandes proporciones descubierta en las inmediaciones de la Cordillera de Los Andes, en la provincia de Aisén.

El hallazgo de este aparato volcánico se realizó durante el desarrollo de los programas de Geología Regional que el Instituto de Investigaciones Geológicas (IIG) efectuó en la provincia de Aisén, durante el año 1970.

Este rasgo volcánico, cubierto en su totalidad por una gruesa capa de hielo, es conocido como cerro de Los Ventisqueros, o cerro Hudson. Su ubicación exacta es 72°58′ de longitud O y 45°54′ de latitud S, a 60 km al suroeste de Puerto Aisén.

El contorno del cráter es circular y su diámetro promedio es de 9 km; la altura del cono volcánico no ha sido comprobada, pero por comparación con relieves vecinos puede ser estimada entre 2.000 a 2.500 m. En la cubierta de hielo se observan fracturas semicirculares en los bordes internos de la caldera.

El drenaje de los hielos se produce por dos vías; la más importante de ellas lo hace en sentido NO en dirección al Valle del río de los Huemules, la otra, de menor importancia drena en sentido SE, ambas aparentemente coincidiendo con un importante rasgo estructural.

La cuenca hidrográfica del río de los Huemules es de reducido tamaño y no justifica el caudal y poder de transporte de este río. Este cauce fue remontado en una extensión de 20 km y hasta el punto alcanzado, el río presenta un caudal más o menos bien definido. Aguas arriba el cauce se desparrama ocupando gran parte del amplio valle.

Durante las cuatro horas que duró la navegación remontando y descendiendo del río, se produjeron notables fluctuaciones del nivel de las aguas descartándose toda influencia de mareas o lluvias en las nacientes del valle. El río fue remontado en abril y los niveles se aproximaban bastante a los máximos anuales. Hay que señalar que en esta época del año generalmente los ríos en la provincia de Aisén registran sus mínimos.

El gran caudal del río de los Huemules y sus fluctuaciones anómalas podrían ser atribuidas a una actividad de la caldera bajo la cubierta de hielo; prueba de ello es la carencia de de una cubierta vegetal espesa en gran parte del valle, destacándose diferentes inundaciones según los diferentes grados de desarrollo de la vegetación menor.

Cabe señalar que la composición de los sedimentos acarreados por el río y los materiales que rellenan el valle, son en su totalidad de origen volcánico (…)”

Es decir, su identificación es por fenómenos indirectos y observaciones sobre la topografía y el caudal de uno de los ríos que desagua la caldera, no por actividad eruptiva propiamente tal. Posteriormente se señala que “todo el material recolectado es de carácter básico. Las muestras corresponden principalmente a basaltos de olivina, tobas vítreas y brechas volcánicas de composición intermedia a básica”

Vista de la caldera hacia el oeste, señalándose 2 conos adventicios y el Ventisquero de Los Huemules

Vista de la caldera hacia el oeste, señalándose 2 conos adventicios y el Ventisquero de Los Huemules (fuente al pie del post)

Agrega: “Es interesante mencionar la existencia de un pequeño cono volcánico al suroeste de la caldera del cerro Ventisquero en las proximidades del río Medio que drena hacia bahía Erasmo y un aparato de mayores proporciones en las vecindades del fiordo Aisén sobre la línea que une los centros volcánicos del Monte Maca y la caldera analizada en este artículo”

Bosquejo Geológico de la zona de la Caldera Volcánica Hudson

Bosquejo Geológico de la zona de la Caldera Volcánica Hudson (fuente al pie del post)

Probablemente este “aparato” se refiera al que actualmente se conoce como Volcán Cay, muy próximo al Monte Maca (Macá según otras fuentes), también ahora catalogado como volcán, lo que demuestra el limitado conocimiento disponible en la época sobre la zona.

Al final del texto se destaca un interesante corolario sobre la caldera que vale la pena mencionar:

Nota de los Autores: En Agosto de 1971, con posterioridad a las observaciones efectuadas durante este trabajo, este aparato volcánico entró en actividad”

Acá un registro video-fotográfico de ese evento:

Espero les haya gustado, ya que solemos quedarnos con la imagen de las grandes y más recientes erupciones, pero nos olvidamos del gran esfuerzo que hicieron muchos científicos para legarnos su mejor conocimiento.

Referencia:

Fuenzalida, R. & Espinosa, W., 1973:  “Hallazgo de una caldera volcánica en la provincia de Aisén” (disponible online)

Anuncios

Tus aportes son muy valiosos, por favor no dudes en comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s