Volcán Calbuco: las interrogantes

El 22 de abril de 2015 quedará marcado como un día imborrable para muchos sureños, sobre todo en la Región de Los Lagos. Esa tarde, cerca de las 18 hrs, de manera repentina y violenta, el volcán Calbuco entró en erupción, sorprendiendo a todo el mundo. Y cuando digo todos, incluyo a los volcanólogos, especialmente los expertos del Observatorio Volcanológico de los Andes del Sur (OVDAS). ¿Qué pasó? La respuesta no es para nada sencilla.

La implementación de una red de monitoreo volcánico tiene como principal motivo el poder advertir señales que indiquen una alteración de los parámetros de actividad de un volcán, basados en el registro instrumental, principalmente sismógrafos, pero también acompañados de inclinómetros (medidores de deformación), sensores acústicos, mediciones de SO2  y cámaras. Así, ante la eventual cercanía de un proceso eruptivo, estas variaciones (con respecto al nivel habitual o nivel base) se manifiestan como enjambres sísmicos, emanación de gases, ruidos, etc. lo que permite dar las alertas necesarias para que, con anterioridad, la población tome los resguardos y las autoridades las medidas necesarias para protegerla. En el caso del Calbuco (casi) nada de eso sucedió.

En términos generales, estos eventos, llamados precursores, ocurren debido a que los procesos volcánicos internos no son instantáneos, es decir, se desarrollan durante un cierto período de tiempo previo que nunca es igual para cada erupción. El magma (material fundido bajo la tierra), concentrado en un reservorio llamado cámara magmática, está sometido a enormes presiones y temperaturas, dado que constantemente es alimentado con nuevo magma proveniente, en el caso mayoritario de los volcanes, de la fusión de las placas que subductan, las mismas que ocasionan los grandes terremotos. En Chile esta “labor” le corresponde a la placa de Nazca que subducta la placa Sudamericana. De esta manera, la constante inyección de material va aumentando progresivamente la presión hasta que se hace insostenible, provocando que el magma busque una salida. Como habitualmente hacia la superficie hay menor presión, el escape se produce en forma ascendente.

Esquema básico de un volcán - Imagen: 3D Geography

Esquema básico de un volcán – Imagen: 3D Geography

Sin embargo, ese camino no está libre de obstáculos. Para abrirse paso, el magma rompe las rocas produciendo sismicidad y a medida que se acerca a la superficie la menor presión hace que se vayan liberando los gases contenidos en él, lo que muchas veces origina fumarolas y/o pequeñas explosiones. Al llegar al final de su recorrido, generalmente un cráter, aunque puede ser por una fisura (en la cima o en una ladera), la descompresión violenta provoca la erupción y todos los fenómenos asociados: lava, cenizas, gases, entre otros. Este proceso suele tomar días, semanas e incluso meses. En algunos casos horas, dependiendo de la composición del magma de cada volcán.

La clasificación del magma depende de su composición química, fundamentalmente la cantidad de sílice que posea, existiendo 4 tipos principales: basáltica, andesítica, dacítica y riolítica, en orden áscendente de % de sílice, pudiendo haber combinaciones de ellas, especialmente fronterizas (ej: bas/andes, dac/rio=riodacítica), entre muchas otras que no viene al caso mencionar. La importancia de esto radica en que la cantidad de sílice determina la viscosidad de cada magma, lo que a su vez redunda en su explosividad, al dificultar en mayor o menor medida el escape del gas contenido. Así, el magma basáltico es el más fluido y menos explosivo, mientras que el riolítico está en el otro extremo, siendo muy espeso y altamente explosivo.

tipo magmas

Clasificación general magmas según contenido de sílice Fuente: Univ. of Auckland, NZ

Lo anterior determina, a su vez, el tipo de erupción de cada volcán. Mientras los magmas basálticos provocan las que tal vez sean las erupciones más conocidas, las hawaiianas y estrombolianas, con grandes fuentes y ríos de lava, como las del Llaima y Villarrica, las riolíticas dan origen a temibles explosiones de ceniza (magma muy fragmentado) de decenas de kilómetros de altura y los temidos flujos piroclásticos (nubes ardientes de 500°C o más que arrasan todo a su paso), además de grandes domos, acumulaciones de lava muy viscosa en las cumbres. El ejemplo más cercano para nosotros es el del Chaitén.

En el caso del Calbuco el magma es fundamentalmente andesítico e incluso andesítico/dacítico, lo que le confiere un estilo un tanto intermedio, fuertemente explosivo, pero con la posibilidad de generar coladas de lava viscosa que fluyan principalmente por los sectores altos y cercanos al cráter. Por lo anterior se ha construido durante las últimas erupciones un domo (acumulación de lava) en su cima, el que ha ido creciendo con cada ciclo de actividad, a la espera de lo que ocurra durante la erupción iniciada este 2015.

Tomando en cuenta estos antecedentes, viscosidad/explosividad, es absolutamente esperable que ante la cercanía de una erupción del Calbuco, éste manifieste tales eventos precursores, nuevamente: sismos (tanto instrumentales en forma de enjambres o perceptibles en las cercanías), ruidos subterráneos, fumarolas, emanaciones de gases (especialmente dióxido de azufre-SO2), olores sentidos por lugareños, aumento de caudales de ríos en los faldeos, etc. Más aún, las erupciones documentadas históricamente, especialmente las de los últimos 150 años, dan cuenta, a pesar de la ausencia de los equipos que hoy se utilizan, de dichos fenómenos, ya sea días o semanas, incluso varias horas antes de la actividad principal, por lo que es de suponer que de haber existido registro instrumental las señales se habrían detectado mucho antes, como mencioné en un principio. De ahí surge la natural confianza con la que los expertos en el tema mencionaban que la red de monitoreo permitiría anticipar con suficiente tiempo a la población y a las autoridades para tomar las medidas correspondientes.

Sin embargo, nada de eso sucedió o al menos no se detectaron variaciones en dichos parámetros, ya sea por instrumentos en la zona o satelitales. De un momento a otro, aquel 22 de abril, el volcán lanzó una impresionante columna de cenizas que se elevó a unos 15 km generando la preocupación tanto de la población como de las autoridades. Literalmente el Calbuco (nos) sorprendió a todos. La alerta roja fue decretada de inmediato. El clásico caos no se hizo esperar: tacos de horas para llegar a las casas, bencineras repletas de automovilistas llenando el estanque preparándose para lo peor, evacuaciones urgentes de la mejor forma posible… en fin, todo lo esperable ante una situación tan repentina como peligrosa. ¿Qué pasó con las famosas señales precursoras?

Corrijo: casi nada de eso sucedió. El OVDAS reportó en un informe signado a las 17:30, que desde las 15:11 hrs de ese día el volcán inició un enjambre sísmico de poca magnitud, contabilizando 140 eventos en 2 horas, el que continuaba su evolución a esa hora. Posteriormente informaba que a las 17:50  se había generado un “evento eruptivo intempestivo”, o sea, una erupción repentina o de muy rápido desarrollo. Es decir, hubo precursores, pero muy acotados en el tiempo y que dieron paso de manera muy brusca a una importante actividad. La pregunta cae de cajón: ¿qué sucedió? Trataré de dar algunas luces con el fin de hacerse una idea de lo que pudo haber ocurrido.

Sismograma Vn Calbuco 22 abril. Nótese lo plano del registro hasta poco antes de la erupción – Imagen: Sernageomin

Nota: La imagen anterior parece corresponder a un registro filtrado o normalizado, ya que el propio Sernageomin publicó una foto de dicho sismograma captada en sus instalaciones, en la cual se aprecia bastante más actividad. Esto puede deberse a un procedimiento para destacar los sismos mayores y evitar el saturamiento con los más pequeños, los cuales no serían borrados, sino sólo disminuidos proporcionalmente. A continuación la imagen de la que hablo:

 

Sismograma 22 abril estación Pescado volcán Calbuco - Foto: Sernageomin

Sismograma 22 abril estación Pescado volcán Calbuco. Hora GMT – Foto: Sernageomin

En septiembre de 2014, el volcán japonés Ontake hizo erupción súbitamente causando la muerte de más de 50 personas, las que recorrían los senderos de este lugar muy turístico, a raíz de los flujos piroclásticos (avalanchas o nubes ardientes de cenizas de más de 500°C) que descendieron por las laderas. Se habían registrado algunas señales previas en días anteriores, pero tan comunes o sutiles que no representaron mayor alerta, excepto pocos minutos antes de la explosión. Ha sido recalcado el hecho de que el Ontake es uno de los volcanes más monitoreados de Japón, con una cantidad de instrumentos sólo comparada con, por ejemplo, el Villarrica, con cerca de 20 ó más equipos. Aún así, se desencadenó la tragedia.

La erupción fue catalogada como de tipo freática. Esto significa la interacción indirecta (sin contacto físico, sólo por calentamiento debido a la alta temperatura) entre el magma y el agua, ya sea en napas subterráneas (napas freáticas como se les llama en mecánica de suelos) o como abundante nieve/hielo en la cumbre, por lo que son comunes en volcanes con glaciares en su cumbre. Cuando existe contacto directo magma-agua/hielo se denominan freatomagmáticas. El agua, al ser calentada se evapora, aumentando su volumen drásticamente provocando un gran estallido.  Explosiones de esta naturaleza son muy violentas y van precedidas de muy poco aviso dada la rapidez de con que se desarrolla. Un fenómeno similar se produce al arrojar agua en una plancha o sartén hirviendo, donde el vapor resultante está a muy alta temperatura, una situación bastante peligrosa que puede ocasionar graves quemaduras.

Aquí es donde la cosa se complica para el Calbuco. Debo reconocer que lo imprevisto de la erupción me llevó a pensar que se trataba de una freatomagmática, considerando que su cumbre está habitualmente cubierta de nieve. Sin embargo, me sorprendió aún más el vigor y duración de ese primer pulso, manteniendo una columna de cerca de 15 km de altura por cerca de 1 hora y media. Nunca hay que subestimar el poder del agua, pero si sólo fuera por eso habría esperado que tras algunos minutos hubiese decaído su energía, pero el volcán deparaba otra sorpresa.

Pasadas la 1 AM de la madrugada del 23 de abril se inició un 2do y poderoso pulso eruptivo. La noche hizo que se viera con gran espectacularidad el material incandescente que emanaba dando un aspecto aterrador, con un fuerte resplandor rojizo, todo acompañado de un sinnúmero de descargas eléctricas que se sucedían sin cesar. Esta potente actividad se prolongaría por unas 6-7 horas hasta el amanecer, siendo la erupción que cubriría varias ciudades de Chile y Argentina con un espeso manto de cenizas. Una tremenda demostración de la naturaleza… ¿con muy poco o nulo aviso? El OVDAS había reportado horas antes actividad sísmica que se creía iba a dar paso a la emisión de lava viscosa, lo que al parecer sucedió, pero nada se dijo de la inminencia de un nuevo y gran pulso. ¿Qué está pasando aquí?

Mensaje anunciando posible salida de lava ¿error de interpretación? - Imagen: Cuenta Twitter Sernageomin

Mensaje del 22 de abril anunciando posible salida de lava ¿error de interpretación? – Imagen: Cuenta Twitter Sernageomin

Recuerdo haber leído que una de las hipótesis iniciales, con respecto a la 1era erupción, era que se había expulsado magma “viejo”, o sea, material que estaba allí desde antes y que tal vez había ascendido durante la última erupción previa, por lo que estaba “a punto” para ser expulsado, generando poca sismicidad al tener el camino casi libre hacia la superficie. La 2da erupción, al eyectar material incandescente, no dejó dudas a otros volcanólogos que el magma era (al menos en este pulso) juvenil o “nuevo”,  planteando la incógnita en cuanto a la anterior hipótesis. La verdad es que las dos pueden ser compatibles, por lo que cobra suma importancia el análisis del material de ambos pulsos, algo que aparenta ser simple, pero puede demandar gran trabajo debido a que, a menos que alguien comprobara que tomó una muestra entre las 18-19 y las 01 hrs, no se tendría certeza de su origen, implicando un estudio extra de localización y/o depositación.

Hasta ahora, el comportamiento del Calbuco no ha dejado indiferente a nadie. Hugo Moreno, uno de los volcanólogos más experimentados de Chile, autor y coautor de numerosos papers, ha expresado en más de una ocasión, con notable sinceridad y sin disimular sorpresa, que ha llamado la atención su escasa actividad precursora. Incluso, catalogó al Calbuco como “uno de los 5 volcanes más extraños del mundo“, aunque resaltando un hecho pocas veces mencionado: esta es la primera erupción monitoreada del volcán, al igual que lo fue la del Villarrica el 3 de marzo, por lo que su comportamiento sísmico es una novedad y debe ser analizado, lo que no quita el asombro por su intempestiva actividad inicial.

Audio: Declaraciones Hugo Moreno tras sobrevuelo 30 abril – Fuente: ÁmbitoSur

Es que creo necesario insistir, tal como dije antes, que en ocasiones previas el Calbuco siempre presentó manifestaciones que alertaban a la población antes de que algo importante sucediera, como lo muestra la siguiente tabla:

Tabla detalle erupciones históricas - Fuente: POVI/SERNAGEOMIN

Tabla detalle erupciones históricas Fuente: POVI/SERNAGEOMIN

Afortunadamente ese hecho fue asimilado rápidamente por la prensa, por lo que cada vez que tenían la oportunidad de dirigir sus micrófonos para escuchar las impresiones de los vecinos aledaños que habían sido evacuados, les preguntaban si habían sentido algo anómalo antes. Todos los relatos eran similares y recalcaban que sólo escucharon el tronar de la primera explosión, tomándolos de improviso. Nada de fumarolas, temblores, ni ruidos subterráneos. Excepto uno.

Walter Witt, un joven que paseaba en la Reserva Nacional Llanquihue, que comprende buena parte de la cumbre del volcán, logró captar el inicio de la erupción a sólo unos 2 km del cráter, en el lado sur del Calbuco. El registro en video se viralizó rápidamente por su particular “tranquilidad” para grabar y, como era de suponer, fue requerido por buena parte de los medios de comunicación, tanto nacionales como internacionales. En una entrevista a CNN en Español, la presentadora le hace la pregunta de rigor: ¿sintió o vio algo previamente? La respuesta es clara: no vio nada, pero sí sintió una especie de avalancha sin apreciar nada extraño, alrededor de 15 minutos antes de la erupción. Curiosamente esto cuadra con lo expresado por el OVDAS en su momento de que el mayor cambio en la sismicidad se produjo unos 15-20 minutos antes de la erupción. Más adelante me referiré a aquello.

Existe una situación denunciada por la señora Trinidad Ramírez, dueña del restaurante “Don Salmón” de Ensenada, reportada por el sitio web de La Nación del 25 de abril, que me llamó bastante la atención. Ella afirma haber avisado a la Onemi en Temuco sobre una fumarola en el volcán cerca de las 5 de la tarde, a lo que le habrían respondido que estaba todo normal. Hacia el final de este video de Interradio de Frutillar aparece una señora (probablemente doña Trinidad) relatando esa misma situación. Esto se sumaría a uno de los registros (ver videos) donde unas personas expresan que el volcán “llevaba como 1 hora sonando” antes de hacer erupción. Sería muy interesante lograr conseguir una grabación desde las 5 PM, como puede ser el caso de las cámaras del Teski en el Vn Osorno, disponibles al final del post, para corroborar esta situación. En dicho material, que muestra sólo el minuto previo al inicio de la erupción, se aprecia la formación de pequeñas nubes en el flanco NE durante ese corto período, pero, más allá de la coincidencia, no se puede asegurar que hayan sido fumarolas o bancos de niebla. Sin embargo, en esta otra increíble filmación, es claramente visible la presencia de nubes bajas, descartándose sean emanaciones del volcán.

Algo que no puedo dejar pasar y que he expresado al SERNAGEOMIN desde hace un tiempo a través de sus redes sociales, es la forma en la que se dan a conocer en su página los informes de actividad volcánica en ciertas circunstancias. En lo que nos convoca, el 22 de abril se publicó un informe datado a las 18 hrs dando cuenta del inicio de una erupción a las 17:50 y la correspondiente modificación de la alerta a roja. Posteriormente se genera un nuevo reporte (20:45 hrs) detallando parte del enjambre sísmico, señalando (entre otros datos) que el mayor evento LP (asociado a movimiento de fluidos) fue a las 17:54 hrs, tras lo cual dice “se generó una columna eruptiva de carácter vigorosa” continuando con el relato de los hechos. Lo extraño es que en el primer párrafo textualmente se lee “Hoy 22 de abril, a las 18:04 Hora Local (21:04 GMT), se produjo un evento eruptivo intempestivo en el volcán Calbuco, focalizado en el cráter principal”… bueno, ¿a qué hora fue el asunto: 17:50, 17:54 ó 18:04? Al parecer esta última cobra fuerza, debido al registro de una cámara del centro de esquí del volcán Osorno que muestra claramente el inicio de la erupción a las 18:05:51 (ver video). Además, se reitera en un informe posterior. De todas maneras es notoria la contradicción en un mismo reporte, aunque pudo haber sido también una idea mal redactada o comunicada.

Por otro lado, el segundo párrafo señala, en referencia al sismo más destacado: “Este evento fue precedido por un aumento en la actividad sísmica asociada a la zona del volcán (ver REAV anterior)…”. Noten el paréntesis. El último REAV publicado era el de las 18 hrs, pero ni siquiera mencionaba algo de sismicidad. A esa altura ya había trascendido que un enjambre se había detectado pasadas las 15 hrs generando un informe enviado por interno a las autoridades para que estén al tanto. Si bien es esperable un  retraso debido a prioridades y/o capacidad de subida a la web, este reporte era desconocido. Finalmente lo subieron… al menos de 2 a 3 días después (como mínimo) y efectivamente mencionaba que en 2 horas a partir de las 15:11 se detectaron 140 eventos y que el enjambre continuaba, aún en alerta verde, a las 17:30 hrs del día 22, hora que se desprende del nombre del archivo y que no está expresada en su contenido, a diferencia de los REAV que usualmente se publican. Quiero dejar en claro que no pongo en duda la capacidad profesional del OVDAS, sino que hay cosas como ésta que pueden gatillar más dudas que confianza, algo que evidentemente hay que mejorar.

Tuit realizado el 28 de mayo de 2014 tras un sismo en el Vn Calbuco

Tuit realizado el 28 de mayo de 2014 tras un sismo en el Vn Calbuco sobre la demora en la entrega de información

Lo que sí depende de ellos es el lenguaje con que se comunican estos temas a la población. En mayo de 2014 SERNAGEOMIN publicó el ránking de riesgo de los volcanes chilenos, en donde el Calbuco es el 4to, sólo superado por el Llaima, Villarrica y Chaitén. Desde ese momento la preocupación natural de las personas por el tema no tardó en surgir, solicitando más información. Uno de los lugares más conmocionados fue Alerce, 10 km al norte de Puerto Montt, al no tener un plan de emergencia ante una eventual erupción del Calbuco, dada su relativa cercanía. En estricto rigor, hace unos 6000 años, un enorme flujo piroclástico arrasó ese lugar, Pto Montt y Pto Varas, incluso llegando cerca de El Tepual, a 40 km del volcán. De esta manera, se hizo una charla informativa con la comunidad en la que se recalcaba que por sus características y el monitoreo existente, el Calbuco avisaría antes y daría tiempo para evacuar y tomar medidas, algo que ya mencioné en un principio.

Pasado casi 1 año, la tercera semana de abril se volvió a realizar una exposición similar abordando distintos escenarios en caso de erupción, nuevamente insistiendo en que el volcán presentaría señales previas, por los mismos motivos antes señalados. Días después se haría otra charla en Ensenada, lugar considerado uno de los más expuestos ante la actividad volcánica. El volcán, pocos días después, lo impidió.

Ocurridos los hechos comenzó el clásico e incesante flujo de información a través de los medios, destacándose el tema del ránking y su explosividad. Pero, sorpresa, de un momento a otro la peligrosidad del Calbuco era atribuida no sólo a su historial y población cercana, sino a que “no avisa”… extraño por decir lo menos, cuando nunca se había mencionado esa posibilidad y de pronto se incorporaba como dato de la causa, casi como un discurso aprendido. Diferente es decir que la presente actividad había agregado ese factor, que no se había contemplado, no se esperaba. Reconocerlo no era malo, más aún considerando que la volcanología instrumental es muy nueva, por lo que hay procesos aún no conocidos o muy poco. He notado una cierta arrogancia en las declaraciones que viene desde la situación del Vn Villarrica, cuando también se decía que “vamos a saber cuando vaya a hacer erupción” y el 3 de marzo ocurrió el evento principal sin alerta previa, a pesar que luego informaron que el tremor había aumentado desde 30 minutos antes. A no dormirse en los laureles, hay que evitar estos vicios comunicacionales.

Volviendo al tema que nos convoca, a continuación me referiré a lo que creo sucedió (alerta: contenido especulativo) en forma de hechos correlativos y en orden cronológico con la hipotética situación asociada, basándome en información oficial,  no siendo ni remotamente una conclusión definitiva, la que deberá darse con los estudios correspondientes que de seguro vendrán:

1) Pasadas las 15 hrs del 22/4 se inicia un enjambre sísmico de unos 140 eventos de baja magnitud en 2 horas. Se habría iniciado el ascenso del magma hacia una futura erupción en tiempo indeterminado. Como los enjambres suelen ser habituales (aunque no en este volcán) se mantiene alerta verde.

2) Aproximadamente a las 17:30 se produce un cambio en la sismicidad, aumentando su frecuencia y magnitud, destacándose sismos LP (largo período-movimiento de magma) dando lugar pasadas las 18 hrs a una erupción explosiva vigorosa, es decir, menos de 30 minutos de definitivos precursores. Este punto es clave, ya que da pie a más de una posibilidad:

2-1) Interacción magma-agua: una napa subterránea se interpone en el camino provocando una rápida abertura  del conducto (una suerte de explosión freática subterránea, si se puede decir así,  la “avalancha” de Walter) dejando la vía expedita para que el magma llegue a la superficie sin mayor resistencia y en menor tiempo del que se esperaría. Incluyo acá la alternativa de que ese posible colapso interno haya sido generado no por una napa, sino por la propia presión interna del magma.

2-2) Alta velocidad de ascenso del magma: Tras la erupción del Chaitén el 2008, un estudio estableció que el magma ascendió rápidamente (1.8 km/h), más de lo presupuestado. Si bien se basó únicamente en la sismicidad de las últimas 24 hrs previas, siendo que la actividad sensible duró al menos 3 días, sin conocerse la secuencia completa por falta de monitoreo instrumental, permite la opción de que en el Calbuco hubiese ocurrido algo similar. Si nos basamos únicamente en uno de los pocos datos publicados, que da cuenta que el mayor sismo LP  ocurrió a 7.4 km de profundidad y asumiendo que se generó en la parte superior de la cámara magmática, donde se produce el avance del magma, daría unos 2.5 km/h considerando 3 hrs (caso muy positivo tomando en cuenta que los sismos LP no se comenzaron a registrar sino hasta sólo unos 30 minutos antes de la erupción).  Como dije esto es sólo especulativo (un cálculo muy burdo)  y no considera otra información, como la profundidad de la cámara, datos que no se tienen/conocen hasta ahora. Creo necesario precisar que ambas situaciones, tanto la del Chaitén como la del Calbuco NO son comparables como muchos postulan, ya que el 1ero no tenía vigilancia técnica a diferencia del 2do, y aún así dio mayores señales precursoras.

2-3) En relación a lo anterior, que haya una cámara magmática muy superficial, a menos de 5 km de profundidad, existiendo un camino más corto hacia la superficie. Personalmente creo que esto no explicaría el por qué en anteriores erupciones sí ha habido sismicidad sensible previamente y no en este caso, pero no se puede descartar.

3) El primer pulso eruptivo, con una columna de 15 km, dura alrededor de 1 hora y media. Debo admitir que por lo violento y breve de la actividad (prácticamente en calma posterior) temí que fuera una especie de erupción precursora de otra mayor (“throat clearing”- lit. “aclaramiento de garganta” en inglés) lo que suele ocurrir en volcanes explosivos.

4) A la 1 am del 23/4 se inicia el 2do pulso eruptivo, a la postre el principal, con una columna de 15 ó más km de altura, intensa actividad eléctrica, incandescencia (tal vez debido a la oscuridad de la noche) y una duración de 6 a 7 horas, siendo la actividad que sepultó los alrededores con una gruesa capa de material de incluso metros de espesor en zonas altas, depositando cenizas a cientos de km hacia el norte y Argentina. El “penacho” del “hongo” volcánico cubrió incluso Pto. Montt, a más de 30 km del cráter, lo que indica la potencia y envergadura de la situación. Si hubiese sido de día, probablemente se habría producido un oscurecimiento importante en toda la zona.

Es aquí donde cobran relevancia los estudios para establecer si el material del 1er y 2do pulsos son similares o tienen diferencias como el ser “juveniles” o “antiguos” separada o simultáneamente, como ya había referido antes. Incluso el 1er pulso podría corresponder a un precursor de la 2da.

Una idea adicional, de la que reconozco no tener mayores conocimientos técnicos por lo que no daré muchos detalles, es el de una mezcla de magma como gatillante de la erupción. Si bien mencioné acerca de distintos de magma y, por consiguiente, tipos de actividad, ocurre en ocasiones que se produce una inyección de material de una composición totalmente distinta a la usual para un volcán. En términos generales, lo que sucede es que, entre otras cosas la temperatura de un magma básico (bajo en sílice) eleva la de otro más ácido (alto en sílice), además de causar un aumento de presión en el sistema, debido a la adición de nuevo material,  incrementando la convección  gatillando fracturas en la estructura volcánica, provocando un rápido ascenso. Estas situaciones suelen dar origen a violentas erupciones o, como ocurrió en el volcán Hudson en 1991, causar la salida de material de un tipo para después iniciar otra erupción de otras características químicas, separadas 4 días (8-12 agosto de ese año). Para el Calbuco, como dije, preliminarmente la ceniza sería de composición andesítica/dacítica, ambas de una viscosidad apreciable, sin una diferencia muy marcada (composición fronteriza) por lo que a priori no sería una opción muy viable, pero hay que esperar los análisis porque en el caso del Hudson la evidencia fueron piedras pómez “bandeadas” (con bandas) que demostraban la interacción entre magmas distintos.

Secuencia de mezcla de magma y erupción Hudson 1991 - Imagen: Kratzmann et al.

Secuencia de mezcla de magma y erupción Hudson 1991 – Imagen: Kratzmann et al.

Otra hipótesis, no sé si demasiado aventurada, es la de que el magma fue ascendiendo tan lentamente desde hace algún tiempo que la sismicidad no se destacó del nivel base sino hasta poco antes. El Calbuco, con referencia a los informes del OVDAS, suele tener muy pocos sismos mensuales, en un promedio aproximado de 10-15 (incluso menos) y de muy baja magnitud (menores a 1.0). Sin embargo, durante febrero y marzo se registraron 40 y 57 eventos, respectivamente, todavía muy pequeños. El día 7 de abril confeccioné una tabla resumen de la cantidad de sismos mensuales desde fines del año pasado, tanto del Calbuco como del Osorno, junto al tipo de registro y sus magnitudes máximas. Esperaba los datos de abril cuando ocurrió la erupción*. Les dejo la tabla a continuación:

Resumen sismicidad meses previos a erupción 22 abril    Tabla: Elaboración propia
Fuente: OVDAS

Dije aventurada porque en algunas pocas ocasiones ya se habían registrado de 30 a 40 temblores en un mes, por lo que pudo haber sido sólo una coincidencia. Para el Osorno y otros volcanes es común un aumento en meses de verano, puesto que los deshielos provocan una sismicidad detectable por los instrumentos. Como dato extra, el volcán Corcovado, al sur de Chaitén, tuvo más de 200 sismos los últimos días de marzo de 2014, también de poca energía, indicando que no todos los enjambres derivan en actividad eruptiva.

*Actualización 15 junio 2:30 AM: Tras insistir en varias ocasiones, finalmente Ovdas-Sernageomin publicó los datos de la sismicidad del mes de abril previo a la erupción (ver archivos al final), con los cuales actualicé la tabla. Curiosamente aparece como del día 30 de abril, desapareciendo el REAV del pulso de ese día. El informe señala que entre los días 1 y 22 de abril (hasta las 15 hrs local-18 GMT) se registraron 54 sismos (53 VT y 1 LP), el mayor de 1.4 el día 4. Recalca que sólo entre las 14:00 y 15:00 del 23 hubo 6 temblores VT de magnitud máxima 0.5. Posteriormente se inicia el enjambre precursor. Además menciona que no hubo cambios en el monitoreo tanto de la emisión de SO2 como en la deformación del volcán.

Hay algunos aspectos que considero notorios:

Si bien hay una baja de 57 a 54 sismos, se debe tomar en cuenta que fueron 22 días y no 30.  Restando los 6 que se producen en la hora previa al enjambre y haciendo una proyección baja (1 sismo/día) se llega a 56, casi igualando el mes de mazo, pero probablemente lo hubiese superado, manteniendo la tendencia.

– Es llamativo que sólo en la hora previa al inicio “oficial” del enjambre se produzcan 6 sismos aunque sean de muy baja magnitud. Esto mostraría que el proceso precursor ya estaba en marcha, pero salvo el aumento en el número de ocurrencia, era muy difícil prever lo que se venía.

La información sobre los diversos sismos VT menciona que estos ocurrían aproximadamente a entre 3-6 km al oeste del cráter y unos 7 km de profundidad, ratificando que no hubo variación en el enjambre posterior con respecto a esta actividad. Esto podría fortalecer la idea de un rápido ascenso de magma o de que el magma en ascenso pudo alterar material emplazado más superficialmente como ya había señalado, el cual pudo ser remanente de la actividad de 1972 cuando no hubo formación de un domo (hasta donde he podido recopilar), si bien incluso así ha sido una erupción muy particular.

Existe otro antecedente, que fue el de un sismo ocurrido el 28 de mayo de 2014 en las cercanías del Calbuco. Tuvo una magnitud de 3.0 y fue percibido por la población, causando inquietud. Como es habitual, OVDAS informó del evento al ser mayor o igual a 3.0 mediante un REAV, el que, fue publicado un par de horas después en la página, otra cosa a mejorar. Hasta donde tengo conocimiento al leer constantemente los informes, fue el mayor sismo registrado en el volcán en varios años. No hubo réplicas ni enjambres, por lo que no pasó a mayores. Curiosamente ese mes “sólo” se registraron 3 sismos, pero claramente la energía liberada era con creces más alta. ¿Pudo ser un muy temprano indicio de lo que se avecinaba? Otra pregunta difícil.

Dato adicional: Información satelital post-erupción da cuenta de una deflación de unos 12-14 cm en una zona al oeste del volcán, sin que previamente se hubiese detectado un alzamiento comparable. Aparte de sugerir que la zona de intrusión magmática se encuentra bajo ese lugar (estimándose a unos 6-9 km de profundidad) reflejando la evacuación del material durante la erupción, añade una cuota de incógnita la ausencia de un levantamiento previo (a mi modo de ver) por lo que podría reforzar la idea de que lo expulsado se haya emplazado, tal vez, después de las últimas erupciones permaneciendo décadas sin variaciones. Incluso no sería descabellado pensar en una doble cámara magmática, con una muy superficial y otra a unos 7-10 km de profundidad ubicada más hacia el oeste del edificio volcánico.

Es en este punto donde me cabe la duda de una posible falta de efectividad de la medición, ya que el inclinómetro utilizado se encuentra hacia el norte de la zona de máxima deformación ubicada al oeste del volcán, enfocándose en el cráter, por lo que las lecturas pueden haber sido muy menores  a las que se hubiesen obtenido de haberse conocido esta nueva información.

Ubicación inclinómetro Pescado y zona de máxima deflación post erupción

Ubicación inclinómetro Pescado y zona de máxima  deflación post erupción

¿Qué viene ahora?

La actividad del Calbuco ha continuado con una constante emisión de cenizas e incluso un tercer “pulso eruptivo” el 30 de abril (cuarto según los especialistas), pasando a ser algo común del paisaje cuando el tiempo lo permite. De acuerdo a erupciones previas de éste y otros volcanes similares, nuevamente se abren algunas alternativas:

a) Progresiva disminución de actividad hasta cesar por completo.

b) Cambio en el estilo eruptivo: pasar de una etapa explosiva a una efusiva, con coladas (flujos) de lava y crecimiento del domo, con probables colapsos y/o explosiones laterales.

c) Nueva inyección de magma: sería como retornar a la etapa inicial de la actividad.

Hasta el momento el volcán ha seguido fundamentalmente el curso (a), con una tendencia a la baja en sismicidad, salvo eventos puntuales, sin evidencia de un cambio de actividad en el corto plazo, aunque con cierta inestabilidad (alzas y bajas) que impiden un pronóstico confiable a corto plazo. De cualquier manera, no es descartable que evolucione a la fase efusiva, como ocurrió en el Chaitén unas 2 semanas después de comenzada su erupción, pero el Calbuco ha demostrado ser tan “creativo”, que así como intempestivamente volvió a la vida, se calme. Eso sí, la fumarola puede persistir varios meses en ese caso, y el material acumulado va a seguir siendo removido tanto por lluvias como el viento, de la forma que sigue ocurriendo en el Caulle.  Haciendo una comparación, la erupción de este año ha sido (hasta ahora) relativamente parecida a las de 1917 y 1929, pero con una explosividad igual o mayor a la de 1961,  en las cuales además se emitieron coladas de lava.

Las implicancias de lo tratado son amplias, ya que, a pesar de que en su gran mayoría los volcanes dan avisos de entrar en actividad, incluyendo el Calbuco, este tipo de casos abre el abanico de posibilidades a tal punto que hay que considerar seriamente que no siempre se tendrán las bondades de los precursores instrumentales, como sucedió en el Caulle con casi 2 meses de señales previas, sino que en cualquier momento, aunque en teoría la probabilidad es baja, pueda despertar otro volcán de enorme peligro para la comunidad sin tiempo para tomar las precauciones necesarias. La geodinámica volcánica es una disciplina en pleno desarrollo, pero siempre se aprende algo nuevo en cada situación, por lo que nunca hay que perder la esperanza.

Conclusión preliminar: se habría tratado de algún cambio interno del volcán, principalmente morfológico, que aceleró notablemente el inicio de la erupción. Se ha sugerido que se produjo un ensanchamiento del conducto eruptivo, algo no descartable dada la gran cantidad y dispersión de los centros de emisión. Esto tal vez tendría implicancias insospechadas para futuras erupciones debido al cambio de la estructura interna volcánica. El rápido desarrollo de la erupción desde que se detecta el mayor sismo LP (15 min antes) quizás obedezca a una descompresión del sistema extremadamente violenta, tal vez por el cambio estructural descrito anteriormente.  En este punto no se puede descartar una intrusión basáltica que promoviera la mezcla de magmas acelerando el proceso. Ha ocurrido en otros volcanes que dicho magma casi no produce sismicidad en su desplazamiento, lo cual coincidiría con la leve alza en el registro los 2 meses previos. La discrepancia en las horas de inicio puede ser debido a que este sismo se haya interpretado instrumentalmente como el comienzo de la actividad, aunque visualmente haya empezado un tiempo después, período durante el cual los gases se liberaron de manera vertiginosa subiendo en total unos 9 km en 15 minutos (acá radica el meollo del asunto). De esta manera los gases al ascender empujaron el material disponible en el camino, iniciando el primer pulso, como un geyser de alta potencia. Por esto habría sido sólo una erupción tipo “throat clearing”, a diferencia del segundo pulso 7 horas después (tiempo suficiente para que el magma se acerque más a la superficie), el que habría tenido una componente predominantemente magmática, estando aquí el valor de analizar muestras de ambos eventos. Otra opción es la de que el lugar donde se estaba acumulando la presión no hubiese sido demasiado resistente, por lo que al magma no le habría significado mayor esfuerzo para romper el “tapón”, produciéndose poca sismicidad. Además, la no presencia de lava indicaría que el magma no llegó a la superficie, por lo que aún estimo factible que se registre un nuevo ciclo eruptivo en el corto plazo (últimos 4 meses del 2015 o durante el 2016 para acotar fechas).

Actualización 19 mayo: Ovdas rebaja alerta de roja a naranja y se reduce zona de exclusión de 20 a 10 km. Se informa de la presencia de 8 cráteres (1 principal+7 secundarios) presentes dado que no ha habido emisión de lava que los cubra. Otro dato extraño para sumar a esta erupción tan particular.

Act 28 mayo: Se cambia de alerta naranja a amarilla por el sostenido descenso en la actividad del volcán. No existe ni la más mínima señal del inicio de una etapa efusiva. Cobra fuerza la teoría de que poca actividad precursora se deba a material remanente a poca profundidad tras la última erupción, ya sea la de 1961 ó 1972. ¿Puede la ausencia de emisión de lava indicar que se trató de una “erupción profunda” (magma no llegó como tal a la superficie y se eyectó desde cierta profundidad)? ¿Vendrá en el corto plazo una nueva actividad, esta vez, con precursores notorios? Por ahora, a esperar.

Act 31 mayo: Esto es más un comentario que una actualización. Álvaro Amigo en su charla (ver material más abajo) habla de la “desgasificación difusa” como posible precursor de actividad volcánica Este concepto hace mención a que, aparte del SO2 del que hablé, otro gas muy importante es el dióxido de carbono (CO2), el cual puede emanar a través del suelo circundante mucho antes que se detecten señales sísmicas en el volcán mediante instrumentos adecuados, fenómeno que manifiesta ciertos cambios en las condiciones a las que está sometido el magma. Al ser un gas más pesado que el aire, tiende a posicionarse sobre el suelo, en las partes bajas, lo que pudo haber ocurrido en el Calbuco, aunque no se registró al no haber medidores. De todas formas, incluso esto no explicaría el breve período precursor de la erupción ya que involucra otro tipo de procesos volcánicos internos. Además, dado que es muy tóxico (desplaza al oxígeno) deberían haberse registrado cambios en la coloración de la vegetación e incluso hasta muerte de fauna, algo que al parecer no ocurrió, si bien en el video se menciona una supuesta reacción anómala de los animales.

En este video sobre geoquímica de fluidos volcánicos y geotermales se hace una pregunta precisamente acerca del Calbuco y las posibles emisiones previas a la erupción. Se destaca que tras los años en reposo generalmente se forma un “sello” que evita la salida de gases, pudiendo ser completamente impermeable (aunque sin nieve el volcán presenta débiles fumarolas) y, tratándose del sur de Chile, cualquier emisión de CO2 hasta se confundiría con material orgánico, muy abundante en la zona.

Act 18 agosto: Tras casi 4 meses, Ovdas-Sernageomin baja la alerta a verde, eliminando todo tipo de restricción, aunque recomendando no acceder al cráter ya que continúa en proceso de desgasificación. Finalmente nunca hubo emisión de lavas, por lo que el domo no aumentó su tamaño como se esperaba, aunque el cráter principal es más grande, además de haber 7 nuevos centros de emisión. La actividad sísmica es muy baja y hasta el momento no se vislumbra la reanudación de la actividad en el corto plazo.

Material (clic para descargar):

Reportes Especiales Volcán Calbuco (REAV):

*[22 abril 2015]   17:30   18:00   20:45  22:30

*[23 abril 2015]   10:30

*[24 abril 2015]   13:30

*[27 mayo 2014]   20:45

Reporte Actividad Previa   1-22 Abril

Documento sobre los tipos de sismicidad volcánica   Sismos volcánicos

Webcams Real-Time:   Teski Volcán Osorno

Álvaro Amigo: Charla “Erupciones volcánicas recientes en Chile: desafios y aprendizajes  (muy recomendable)

Mauricio Mella: Charla “Café Científico sobre Volcanes – Volcán Calbuco”

Luis Lara, jefe Red Vigilancia Volcánica  ¿Qué sucede en el volcán Calbuco?

Hugo Moreno, volcanólogo Sernageomin Erupción del Calbuco es una sorpresa para comunidad científica

Información de deformación Calbuco COMET Volcano Deformation

Entrevista 29 mayo volcanólogo Hugo Moreno   Audio

Comunicación Alerta Roja entre Onemi y Sernageomin  Audio

Confirmación Erupción por Sernageomin (Gabriel Orozco): “no se esperaba”  Audio

Videos inicio erupción:

Puente Tepu, Ensenada (“llevaba como una hora sonando y reventó” indicando poco aviso)

Pto Montt  (nótese el rápido desarrollo)

Filmación de 20 minutos continuos del 1er pulso (desde ciudad de Calbuco)

El volcán antes y después (Agencia de Exploración Aeroespacial – JAXA):

Parte 1

Parte 2

Relato completo de Walter Witt sobre su viaje al volcán Calbuco:

“Viaje con un final inesperado”

Fuentes principales:

Observatorio Volcánico de los Andes del Sur – OVDAS

Proyecto Observación volcán Villarrica – POVI

“Rapid ascent of rhyolitic magma at Chaitén volcano, Chile” – J. Castro & D. Dingwell

“The mechanics of sill inception, propagation and growth: Experimental evidence for rapid reduction in magmatic overpressure” – J.L. Kavanagh, D. Boutelier, A. R. Cruden

Anuncios

3 pensamientos en “Volcán Calbuco: las interrogantes

  1. Hay una aplicacion en play store llamada “calbuco 4k video”en la que se
    ve un tipo de fumarola en el flanco del volcan

    • Son nubes, es el mismo fenómeno que se ve en el video del inicio de la erupción. No tiene nada de raro considerando la hora y la época del año. Es más, si ves la foto de cabecera del blog, puedes apreciar lo mismo, pero más desarrollado. Espero te haya convencido jaja. Saludos (y gracias por comentar)

  2. Pingback: Volcán Calbuco: las interrogantes II – Primeros estudios y resultados obtenidos | (Inserte un Título)

Tus aportes son muy valiosos, por favor no dudes en comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s