Esperando el Mega Terremoto

El 16 de marzo recién pasado, a las 18:16 hora chilena, se produjo un sismo de Mw=6,7 a 75 km al SO de Pisagua, en la Región de Tarapacá, capital Iquique. Casi de inmediato y en forma automática miles de personas enfilaron hacia sectores altos dada la posibilidad de un “tsunami menor” alertada por el SHOA (Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada), que posteriormente culminaría en una subida del mar de unos 20-30 cm.

Se revivía así el temor del tan anunciado “megaterremoto” del norte de Chile, ese que devastaría las ciudades costeras y generaría un tsunami igual o peor que el del 27 de febrero del 2010. Como era de esperarse, los canales de TV dedicaron horas y horas al análisis del evento invitando a científicos y expertos en el tema, encabezados por el mediático e histriónico Marcelo Lagos, Director del Laboratorio de Tsunamis de la PUC, quien, les guste o no, logró poner en el tapete el tema sismológico, especialmente después del 27-F. Es así como se reflotaban los conceptos “laguna sísmica”, “placas tectónicas”, “magnitud”, “intensidad”, etc. y la famosa, pero cierta frase “los terremotos no se pueden predecir”, junto a los posibles escenarios por venir, cosa que veremos más adelante.

Desafortunadamente, también se le dio vasta tribuna a los charlatanes y agoreros de siempre (Quake Red Alert, Frente Fantasma, entre otros), cuyas explicaciones y métodos de “predicción” sísmica sucumbían ante los más mínimos criterios objetivos, demostrando que lo único que conseguían era aprovecharse de la ignorancia de la gente y causar pánico infundado entre la población. Entiendo que todo ser humano tiene ese afán de conocer qué le depara el futuro, y por eso los adivinos y profetas han atraído tanto la atención durante la historia, pero también es cierto que cuando un tema es tan sensible hay que hacerlo con prudencia y confiando en fuentes serias. Urge legislar sobre el tema.

Los sismos continuaron, a razón de, en ocasiones, decenas por día, pero fueron decreciendo en magnitud e intensidad. ¿Son precursores de algo mayor? ¿Un enjambre más para la estadística? No se podía saber y de a poco se fue perdiendo interés en el tema.

20:46 del 1 de abril. Un violento sismo sacude el extremo norte de Chile. Pronto se evidenciaría la potencia del mismo: Mw=8,2 a 89 km al SO de Cuya, Reg. de Tarapacá. La alerta y posterior alarma de tsunami no se hicieron esperar. Decenas de miles de personas evacuaban a sectores seguros esperando la llegada del maremoto. Con el correr de los minutos se registraron variaciones del mar de entre 1,8 y 2,5 mts en Iquique y Pisagua. Miles más se alejaban de la costa en el resto del país, aunque ya un par de regiones más al sur los registros no superaban los 2 cm. Con el correr de las horas y el amanecer se vieron los efectos: botes pesqueros destruidos por las olas, la costanera de Iquique inundada, daños en casas y estructuras de adobe, tanto de la costa como del interior, como en el poblado de Huara, derrumbes, caminos cortados, incertidumbre y, lo peor, pérdida de vidas humanas.

La luz del día trajo, además, una pregunta a esta altura tan incómoda como inevitable: ¿era éste el megaterremoto tan anunciado desde hacía tantos años? La respuesta, tan categórica como desconcertante para muchos, era clara: NO.

Nuevamente, como tras el 16 de marzo, el contactar a los sismólogos, oceanógrafos y geofísicos era urgente. No tardó en surgir una explicación más o menos común de lo acontecido: el terremoto había liberado la energía acumulada de aproximadamente 1/3 de la laguna sísmica en su sector central. Se abría un nuevo escenario: la ocurrencia de otros 2 sismos de magnitud cercana a 8, que “llenaran” el resto del segmento sin liberar. Si bien 2 o 3 sismos M8 no son poca cosa, se evitaba uno M9 que significara una magna catástrofe. Sin embargo, no todos estaban de acuerdo, o al menos tenían sus dudas y planteaban la posibilidad, no descartable, de que el 8,2 fuera precursor de algo mayor. Para muchos era creíble, aludiendo a lo ocurrido el 21 y 22 de mayo de 1960. El 2 de abril a las 23:43 hrs un sismo de Mw=7,6 ocurrido más al sur, discutido de si era réplica o un temblor independiente, parecía confirmar las dudas. ¿Se estaba preparando el gran cataclismo?

Vamos por partes. Se me vino a la mente algo que me dijo un profesor de geología que tuve en la universidad, que sacaba risas, pero que explicaba bastante bien algunos conceptos: el sistema digestivo. Como nunca antes la biología y la geofísica se unían en pos de una causa común, en este caso, la explicación de los procesos sísmicos, por raro que parezca.

Empecemos. Supongamos que tras una extenuante jornada de trabajo, con el estómago vacío, decide ir a comer algo en alguna picada de reputación algo cuestionable. Como no anda con mucho dinero la hace corta y pide un gran bistec a lo pobre. Un gran plato de carne grasosa y papas fritas cocinadas en aceite de 3000 km es engullido salvajemente, dejando feliz a sus entrañas. Después de pagar llega a su casa para descansar un rato, tal vez mirando tv. Los problemas no tardarán en comenzar. Al rato, extraños sonidos emergen de su abdomen y una incómoda hinchazón lo obligan a expeler un pequeño gas que lo alivia un momento. Minutos después, la escena se repite, obligándolo nuevamente a liberar ese gas que lo atormenta. Es bien sabido que, tarde o temprano, más allá de todas las veces que lo haga, será necesario ir al baño a evacuar en grande todo el material disponible.

Ya, ok, pero ¿qué tiene que ver esto con los sismos? Bastante, diría yo. Suponiendo que la última vez que el contacto entre las placas tectónicas en el Norte Grande “fue al baño” en 1877, lleva 137 años “aguantándose” las ganas. Al igual que nuestro amigo, no importa cuántas veces libere parte de su energía, en algún momento tendrá que “ir al baño” nuevamente. Es decir, aunque se registren varios sismos de magnitud cercana a 8 que relajen la laguna sísmica, en algún momento tendrá que ocurrir un terremoto de gran envergadura que libere la energía acumulada tantos años.

En base a lo anterior ¿quién tiene la razón, quienes dicen que un “megaterremoto” queda descartado y habrá un par de características similares al del 1 de abril, o quienes postulan que lo vivido fue sólo un precursor? Mi opinión: ambos, dependiendo de la escala de tiempo considerada.

El escenario de 2 ó 3 sismos de M8 al norte y sur del 8,2 es razonable y no hay nada que cuestionar, pero creo que es una opción de corto, quizás mediano plazo (10-15 años) que no evitará que a futuro, digamos 50-100 años, ocurra uno, si no 2 como en 1868-1877, de magnitud cercana a 9, que cierre el ciclo. Existe otro escenario, no sé qué tan factible, correspondiente a que los 2/3 que quedan sigan acumulando energía por décadas hasta que ocurra el “mega” y abarque los segmentos donde ya han ocurrido sismos cercanos a M8, en cuyo caso ni los terremotos de Antofagasta de 1995 (M8) ni el de Tocopilla 2007 (M7,7) (ver este interesante documento) ni el de Iquique 2014 (M8,2) lo habrán logrado detener, sólo demorar. Los antecedentes de los terremotos pasados, salvo los 2 mencionados, no son conocidos cabalmente, incluso habiendo discordancia en fechas, por lo que no es posible asegurar qué ocurrirá en el futuro. La sismología es una ciencia que comenzó a desarrollarse fuertemente sólo desde mediados del siglo XX, pero cuya curva de aprendizaje ha sido tan pronunciada como la energía que separa un sismo de otro de menor magnitud.

Les dejo uno de los estudios más completos que he visto sobre la laguna sísmica del norte de Chile y sur de Perú, de los científicos chilenos Diana Comte y Mario Pardo: Reappraisal of Great Historical Earthquakes in the Northern Chile and Southern Peru Seismic Gaps

¡¡Fuerza y Ánimo a la gente del Norte!!

Anuncios

Tus aportes son muy valiosos, por favor no dudes en comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s