(Des)Regionalización: ¿la próxima gran reforma?

No sé ustedes, pero en más de una ocasión mis padres me contaban que antaño, cuando la memorización era el pilar fundamental de la educación, una de las materias más densas era, por cierto, la Historia y Geografía de Chile, dada la ingente cantidad de fechas y lugares que debían saberse al revés y al derecho. Uno de los tópicos era, como debe ser, la división político-administrativa del país, en ese entonces, basada en numerosas provincias, que también debían buscarse un lugar en la memoria del alumnado.

En la década de los 70, tras la llegada de las FF.AA. al poder, se consolidó un proceso de reforma de dicha división, comenzada varios años antes, la que finalmente tuvo como consecuencia la creación de 13 nuevas unidades administrativas, denominadas Regiones (12 + 1 Metropolitana), subdivididas en Provincias y Comunas, a cargo de los Intendentes, Gobernadores y Alcaldes, respectivamente. Las provincias, además, sufrieron algunos cambios limítrofes (Santiago perdió la salida al mar) y otras se modificaron posteriormente (el sector de Chiloé continental pasó a ser la provincia de Palena), lo cual sin duda redibujó el mapa de nuestro país.

En lo personal desconozco los criterios para establecer las fronteras regionales. Oficialmente se argumentó que eran de índole geográfica, cultural y/o estratégica, con un fin último: la descentralización nacional. Para otros, estaba basado en criterios estrictamente militares dado el contexto nacional. Política aparte, lo cierto es que siempre me han llamado la atención esos “brazos” que tienen algunas regiones (“panhandle”- mango de sartén -como dirían en EE.UU.), presentes en el Bío-Bío y Valparaíso.

Hasta allí, ningún drama. Sin embargo, la nueva imagen requería la designación de ciudades capitales regionales y allí, creo, comienzan los verdaderos cambios, aparte de la reducida cantidad a aprender en las escuelas. En el antiguo régimen provincial, al ser ésta la principal unidad, muchas ciudades gozaban del prestigio (y el poder) de comandar sus designios. Como nativo de Puerto Montt y residente temporal en Valdivia (que es como ser de Atenas y vivir en Esparta o viceversa, ya les contaré), me enfocaré en esta zona para los ejemplos.

Como decía, se debían nombrar capitales regionales. En la X Región de Los Lagos ¿debía ser Valdivia, Ancud, Osorno, o tal vez Castro, dada su importancia histórica? No, se eligió a Puerto Montt, importante por cierto, pero secundaria en ese entonces (ca. 1976). Geográficamente quedaba como anillo al dedo, casi en el centro del mapa regional, pero lo más importante, ganaba el poder político central: la Intendencia, y con ello, el poder económico de la administración de la chequera local. Valdivia y Osorno quedaban relegadas a segundo plano como capitales provinciales, mientras Ancud perdía su condición al ser Castro la elegida.

Desde ese entonces el desarrollo y crecimiento de Pto. Montt en su condición de capital fue vertiginoso, convirtiéndola hoy en una de las ciudades con mayor proyección de expansión poblacional de Chile. Valdivia, 200 km al norte, y Ancud, 90 km al SO, sufrieron las consecuencias de ser miradas en menos. Proyectos que no llegaban o se quedaban en la capital, menos recursos e interés de los inversionistas, fueron algunos de los efectos. Me imagino que en otros sectores del país ocurrió lo mismo.

Además, a lo largo de los años se generó un nuevo fenómeno, al que llamo “microcentralización”. Al perder influencia o estar alejadas de los grandes centros poblacionales, la gente emigró de las ciudades menores hacia las mayores, provocando un marcado descenso en la población de aquellas localidades y el abultamiento de la de las capitales, tanto regionales como provinciales (Censo 2002), ¿no que se quería descentralizar?

La paciencia tiene un límite. Casi inmediatamente Valdivia comenzó una lucha por independizarse que duró 30 años, ganándose la antipatía de las otras ciudades, especialmente Osornoy Pto Montt, acusándosela de querer fragmentar la región, entre otros (ahora entenderán mi ejemplo griego). En 2007 se oficializaba la transformación de la antigua provincia de Valdivia en la nueva XIV Región de Los Ríos, que por requisito legal, se subdividía en 2 nuevas provincias: Valdivia, cap. Valdivia, y Del Ranco, cap. La Unión. La nueva Región de Los Lagos se quedó con las de Osorno, Llanquihue, Chiloé y Palena. Similarmente, la I Región de Tarapacá, capital Iquique, se fragmentó en 2, creándose la XV Región de Arica-Parinacota, capital Arica. La numeración obedece a la mantención de los guarismos pares e impares de las elecciones parlamentarias.

Así las cosas, hay numerosas zonas que desean (o se ha planteado al menos la idea) ser independientes, como Chiloé o la autodenominada “República Independiente de Magallanes”, en el aspecto regional. También son innumerables las pretensiones de varios sectores de ser comunas, sobre todo alrededor de grandes ciudades.

Entonces me pregunto ¿es recomendable la fragmentación administrativa del país? En los últimos años ha ganado fuerza la idea de elegir a los Intendentes por sufragio popular al estimar que el actual sistema, en donde son elegidos a dedo por el Gobierno central, no los hace representativos. Llámenme conservador, pero creo que es mejor así para evitar caudillismos localistas que interfieran la realización de los proyectos a nivel nacional. Sin perjuicio de lo anterior, es necesario empoderar más a las autoridades locales, para tener más incidencia en el desarrollo regional, que sean una voz fuerte y mandatoria en la toma de decisiones, y no esperar que alguien en un escritorio de Santiago resuelva temas que prácticamente desconoce.

¿Ha cumplido su rol la regionalización? ¿Es un sistema adecuado, pero incompleto? ¿Debe ser revisado en profundidad y hacer una nueva reforma? Sean libres de dar su opinión con respeto.

Ah, y no tengo nada en contra de Valdivia. De hecho me gusta más como ciudad, aunque el ver el mar al lado de la cordillera nevada en plena depresión intermedia, a 30 minutos de un lago, adornado todo con varios volcanes y a un paso de la patagonia, eso no lo cambio por un río >)

Anuncios

2 pensamientos en “(Des)Regionalización: ¿la próxima gran reforma?

Tus aportes son muy valiosos, por favor no dudes en comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s